miércoles, 13 de agosto de 2014

Matrimonio afirma que su bebe falleció por negligencia médica

Dania Virgen García


Reinaldo Llanes Padrón, de30 años,  y Miliaine Hernández González, de 27 años, residentes en calle 40 número 5729 entre 57 y 61, San José de las Lajas, provincia Mayabeque, aseguran que por la escasez de suministros médicos y la tardanza de la ambulancia neonatal, su bebé de días de nacido falleció.

Miliaine Hernández González pasó 30 semanas de gestación. Fue su primer embarazo.

La mañana del 14 de julio, cuando la embarazada sintió las primeras contracciones, su hermana fue en busca de la doctora del médico de la familia para que se presentara en la vivienda para examinar a la paciente, pero nunca apareció.

A las 12 del día, el matrimonió salió en busca de un carro, se dirigieron al Hospital materno, ¨Leopoldito Martínez¨, de San José de las Lajas.

La gestante llegó con dolores de parto. La doctora de guardia tuvo que acostar a la paciente en una camilla en malas condiciones higiénicas, cubierta de papel, en la recepción del hospital, para poder hacer el trabajo de parto.

En ese momento no tenían set de parto ni suministros médicos.

Él bebe  demoró varios minutos encima de la madre porque no tenían con qué seccionar el cordón umbilical. Luego de un rato, apareció un bisturí que fue lo que usaron para el corte del cordón.


Al nacer el niño antes de tiempo, tuvo dificultades pulmonares.

La incubadora se encontraba en un cuarto guardada, y sucia que tuvieron que higienizarla y esterilizarla.

Luego tuvieron que ponerla a la corriente y esperar que  alcanzara los 30 grados de temperatura. Él bebe permaneció más de 20 minutos, introducido en javitas de nylon con un foco.

A la madre le subió la presión arterial, pero en el hospital tampoco había el medicamento en existencia para bajarle la presión. Un enfermero tuvo que dirigirse a la farmacia en una bicicleta y comprar la medicina.

La doctora y los enfermeros solicitaron varias veces que enviaran una ambulancia para el trasladado de la recién parida y el bebé hacia el Hospital Gineco-Obstétrico del municipio  Güines.

La ambulancia demoró cuatro horas.

La vacuna que tenía que ser puesta a la madre antes del parto para evitar que el recién nacido si nacía antes de tiempo  tuviera complicaciones, tampoco pudieron ponérsela antes de las dos horas, porque no la tenían. La vacuna se le puso cuatro horas después en el hospital de Güines.
Esta vacuna se produce en el país pero los médicos evitan  ponérselas a algunas embarazadas con el pretexto de que  es muy cara. 

Él bebe llegó con serias complicaciones al hospital, por lo que tuvo que ser entubado.

De una vacuna que debía ser suministrada, le tuvieron que poner cuatro, lo que le provocó  al bebé dos hemorragias cerebrales y una pulmonar, rebasándolas todas. 

A los días,  los médicos aseguraron que él bebe estaba evolucionando bien.


El pasado 21 de julio, a las 4 y 15 de la tarde, falleció, según los médicos, debido a que nació con  una malformación intestinal.

Los padres solicitaron una pesquisa de la verdadera causa de la muerte. Para conocer los resultados tienen que esperar un mes.

El matrimonio joven pretendía incinerar a su bebé en el crematorio de la provincia, pero no pudo ser porque no había gas. Tampoco pudieron en el crematorio del municipio  Guanabacoa, en la provincia de la Habana, porque no está funcionado.

Afirmaron las fuentes que el Ministro de Salud, un día antes comunicó a la provincia que la visitaría el día 16. El 15 apareció un carro con todos los suministros médicos, y medicamentos hasta para los pacientes ingresados. Llevaban días en ausencias de ellos.


Hace a aproximadamente un mes una paciente falleció, debido a las malas condiciones del hospital y la negligencia de los médicos y enfermeros.

dania@cubadentro.com

Falsos inspectores

Dania Virgen García

Desde hace un tiempo andan por los sitios de los mercaderes por cuenta propia, supuestos inspectores, muchos de ellos con antecedentes penales. Llevan carnets del DTI, de la ONAT,  talonarios de multas, y vestidos de civil. Todos falsos.

Estos inspectores se han visto en la candonga de San Miguel del Padrón que nunca ha desaparecido,  por la calle Monte, en la Habana Vieja, El Vedado, La Palma y otros lugares.

En informaciones que he tenido de algunos vendedores  refieren que los supuestos inspectores tienen aspecto de delincuentes. Se acercan a las mesas de venta de ropa, zapatos, bisutería y otros artículos que saben que son traídos del exterior y sustraen  las mercancías que están encima de las mesas.

“Además de extorsionadores, hasta ladrones son”, comentó un vendedor. 

La opositora pacífica Madeline Lázara Caraballo reconoció a un supuesto inspector que estuvo preso en la prisión para enfermos de VIH-SIDA, en San José de las Lajas por estafador.

El pasado 28 al medio día un supuesto inspector del DTI vestido de civil y una inspectora se encontraban supuestamente inspeccionando áreas de venta en Monte donde trabaja la opositora Madeline, esta reportera se encontraba en el lugar.

Los estafadores inspectores amenazan a los vendedores con imponerles multas de 750 y 1600 pesos moneda nacional para que les paguen sobornos con 20 ó 30 cuc o con piezas de vestir, o cualquier  objeto que a ellos se les antoje.

Si les decomisan la mercancía, cuando los mercaderes se dirigen a la unidad policial a reclamar, la policía les dice que allí no han llevado mercancía de ningún tipo.


Los vendedores se quejan de que no tienen protección de las autoridades, que no saben en quién confiar, si cuando  aparecen los estafadores estos  presentan  carnets falsos,  y pierden el dinero y la mercancía, que es robada por los inspectores y sus cómplices en la policía.

dania@cubadentro.com

Liberan a cuello blanco bajo soborno

Dania Virgen García

Desde la prisión del Combinado del Este, el preso contestatario Daniel Pérez Díaz, quien se encuentra en la enfermería del edificio uno bajo condiciones infrahumanas ordenadas por el jefe del Hospital Nacional de Reclusos (HNR) el médico Kelvis, aseguró que fue liberado hace varios días bajo licencia extrapenal el preso cuello blanco René Leyán Ramos.

Es común en las prisiones las ventas de licencia extrapenal para presos adinerados. 
Según refirió el preso, no es la primera vez que los médicos de HNR, venden las licencias extrapenales a presos adinerados.

Carlos Alberto Fernández Pérez, de  55 años, está esperando su libertad  por licencia extrapenal, comprada también.

Los dos presos, que eran funcionarios gubernamentales, cometieron delitos de malversación. 

Llevaban dos años y medios ingresados en la sala E, con resumen de historia clínica falso, hechos por el médico Kelvis, el doctor Escalona, y otros médicos especialistas involucrados de fuera de la prisión.

El preso Carlos Alberto,  su hijo Carlos Fernández Lorenzo, junto a 26 implicados entre los que estaba Vicente Ramón Bárcenas Carracedo fueron sancionados  en la causa 82/2012, seguidos por los delitos de falsificación de documentos bancarios, y de comercio en carácter continuado, y malversación.


Sin embargo, no le dan la libertad por licencia extrapenal a los presos contestatarios Daniel Pérez Díaz, enfermo crítico con dos operaciones de corazón abierto realizadas en el Instituto Cardiovascular, y otra en espera, y  Yasser Rivero Boni, a quien involucraron en un delito que no cometió, y que fue golpeado por ensañamiento y premeditado por el oficial Alcides, hasta dejarlo con ceguera total del ojo derecho.

dania@cubadentro.com

Presa política Sonia Garro informa desde la cárcel

Dania Virgen García

La presa política Sonia Garro, quien se encuentra recluida en la prisión de mujeres del Guatao, situada en el municipio la Lisa, La Habana, desde hace más de dos años bajo cargos falso por policía política, en espera del juicio oral,  que se ha suspendido en dos ocasiones por falta de elementos por parte de las autoridades, envió notas a esta reportera desde la prisión.

Desde hace varias semanas la presa política debe ser examinada por un oftalmólogo, pero el médico Michel Gourniel se niega hacerle la remisión al Hospital Nacional de Reclusos (HNR)  del Combinado del Este.

Alegan que servicios médicos de prisiones no tiene ningún especialista y a Sonia Garro por su condición política le tienen prohibido llevarla a otro hospital, además de no tener carro para trasladarla a un hospital decidido por ellos.

La causa del examen, A Sonia Garro deben examinarle la vista porque le cayó en los ojos el enjuague del tinte y un tratamiento para el pelo.

Los daños que pueden causar en la visión estos productos químicos en el futuro son una keratitis, o ceguera, sino se orienta tratamiento médico. 

El resultado del hemograma que le realizaron le dio anemia. La prisión no tiene medicamentos y mucho menos dieta para su alimentación.

Sonia Garro ha pedido que su hija le lleve los alimentos de la dieta y no se lo permiten.
Para que un familiar pueda llevarle el alimento a un preso(a) a la prisión tiene que sobornar a los guardias.


Por otra parte, una ex fiscal que está recluida junto a ella, le comentó que la demora  del juicio se debe a que los agentes  cometieron los delitos de disparos contra determinada persona, sin justificación, lesiones y homicidio en grado de tentativa  contra ella. El riesgo que pudo correr por la infección le pudo haber provocado una úlcera gangrenosa, por la que pudo haber perdido la pierna.

dania@cubadentro.com

Testimonio de un preso de la prisión de régimen especial Agüica, Provincia de Matanzas

Dania Virgen García

Hay delitos de  militares  con presos y luego los presos son los que cargan la mayor culpa. Es el caso del preso Roberto Muchuli Negret.

El 18 de diciembre de 2006  se rebelaron contra sus jefes los  militares  que cuidaban el principal cordón de la posta de la prisión El Manguito, en  Santiago de Cuba. 

Dichos militares se dedicaban al contrabando de marihuana y alcohol con los presos.

Los militares, en estado de embriagues y frustrados por sus vidas miserables, junto a otros presos planearon fugarse con sus AKM, para irse ilegalmente del país. Entre ellos se encontraba Roberto Muchilí.

En esa  fuga, en combate fallecieron dos militares. Uno de ellos se nombraba Yoelvis Albelo Delgado.

Buscaron un chivo expiatorio. Sacrificaron al preso Muchilí, alegando que él les había lavado el cerebro a los soldados. En aquel entonces le faltaban cuatro meses para salir de libertad condicional. Fue condenado a cadena perpetua.

El juicio se celebró dentro de un teatro en el centro penitenciario de la prisión de Boniato. Fue un teatro dentro de otro.

El preso no tiene familia que reclame su caso.

El General Marcos Antonio Hernández Álcala, alias el Nazis, quien dirige la Dirección Nacional de Cárceles y Prisiones en la Habana, de vez en cuando visita las prisiones cubanas para asegurarse y observar con sus propios ojos que los presos sufren y están en mal estado físico y sicológico.

El 5 de febrero del presente año, visitó la prisión, se dirigió al preso Muchili  y burlonamente le preguntó: “¿Quién tú eres?”

El preso le contestó: “Soy el caso de la prisión del Manguito al que  condenaron a cadena perpetua”.

Cínicamente, dijo el General: “Ah….a ti te dieron varios tiros”.

El preso contestó: “No, fui involucrado injustamente”.

De inmediato dijo el General: “Tú eres el autor de los hechos donde mataron a dos combatientes”.

El preso dijo: “No, a mí me usaron como  chivo expiatorio, y soy un preso viejo, sin familia ni dinero para sustentarme”.

El preso que no sabía con quien hablaba, le preguntó quién era, y él en forma de burla le dijo: “Soy el general Nery”.

Luego lo amenazó diciéndole que no podía enviar carta a nadie y tampoco comunicarse con periodistas independientes y contrarrevolucionarios.

El 17 de mayo, visitó la prisión el anterior jefe de la prisión Emilio Cruz, que por sus méritos de torturador, ocupa un cargo en la Delegación de Prisiones de la provincia. Fue directamente a amenazar de muerte a Roberto Muchilí, y le dijo que todos los presos involucrados en el caso de él serán beneficiados menos él, y le advirtió que si se atrevía a revelar la verdad, le iban a propinar una golpiza inolvidable.

Este preso lleva más de 30 años en cautiverio, durante los cuales ha sufrido más de una treintena de golpizas. Una vez, de  una patada le arrancaron un testículo, y le sacaron dos dientes de un tubazo. Le han rotos  más de 10 veces los brazos y piernas, le han hecho vomitar  sangre,  defecarse y orinarse.


Padece de varias enfermedades crónicas, pero no le dan atención médica, ni medicamentos.

dania@cubadentro.com

Sancionados 13 acusados a más de 20 años por salida ilegal del país

Dania Virgen García

Por errores de las autoridades,  muchas personas que no han incurrido en  delitos  se encuentran en las cárceles.

Las prisiones cubanas están llenas de inocentes que resultaron ser culpables por errores de los encargados del MININT de interpretar y hacer valer las leyes, manipulándolas bajo el odio y la mentira.

El pasado 13 de diciembre de 2013, en la madrugada, 13 ciudadanos que intentaban irse del país, nombrados Joaquín Jorge Batista Pérez, Dunier Gómez Pérez, Gilberto Milán Aroca, Yunier Marrero Ojeda, Dreyser Silva Morales, Ernesto Pérez Ferrales, Osvaldo y Jorge Luis Ortiz Rodríguez, Vladimir Durañona Blázquez, Sandro Herrera Acosta, Maiquel Ramil Ramos, Yoan Velázquez Jomarrón, Yanok Sánchez Morales, robaron una  embarcación, la Ferro Cemento 235, que se encontraba amarrada al muelle de la Unidad Empresarial de Base ¨Juanito Mora, de Puerto Padre, en la provincia de Las Tunas.

La nave, que zarparía en horas de la mañana del día mencionado,  almacenaba 2000 litros de combustibles diésel, avituallamiento y alimento suficiente para permanecer en alta mar por unos 15 días.

En junio del presente año, les fue entregado a cada uno de los acusados la petición fiscal, con número de Expediente de Fase Preparatoria, EFP, 36/2014, de la Unidad Provincial de delitos contra la Seguridad del Estado de la provincia, seguido por los delitos de  Robo con Violencia e Intimidación en las Personas y Salida Ilegal del País.

Según  las Conclusiones Provisionales por la fiscal Lisbet Pavón Marchán, concluida el pasado 15 de abril, los acusados atacaron a dos agentes de Seguridad y Protección, a las tres de la madrugada. Anteriormente,  uno de los acusados le había regalado una botella de ron y café a los agentes y estos aceptaron.

Los agentes de seguridad y protección, en sus historias de película del sábado,  declararon que fueron amarrados por las manos y pies, pero pudieron zafarse para avisar  a la policía. Uno de ellos sufrió una herida de dos centímetros. La herida no tuvo tratamiento médico, y los supuestos atacados tampoco.

Dicen que uno de los acusados entró en el almacén y sustrajo varias cajas de galletas, carne de res de segunda, pierna deshuesada, mermelada, varios pares de guantes tejidos, y cajas de bolas, todo valorado en 235.65 pesos moneda nacional, y la llave perdida en 15 pesos moneda nacional.

Los 13 acusados fueron interceptados en alta mar a las 4 de la tarde del día 13 de diciembre, por un barco de la marina norteamericana, el Bosch 1102, y trasladados para las Bahamas.

Luego de 22 días los 13 fueron  enviados esposados a Cuba.

Las autoridades bahameses les aseguraron que no tuvieran miedo, que ellos serían entregados a sus familias y que el gobierno no les haría daño.

Cuando llegaron por el aeropuerto “José Martí”, de La Habana, fueron recibidos por oficiales de emigración, la Seguridad del Estado y los llamados Avispas Negras. Los filmaron desde que los bajaron del avión, hasta que los montaron en carros patrulleros donde los condujeron custodiados hasta Villa Marista, sede  del Departamento de la Seguridad del Estado.

Los encerraron en celdas de pésimas condiciones higiénicas. Fueron víctimas de acosos, coacciones, y los amenazaron con condenarlos a pena de muerte los instructores y fiscales de la SE.

El 11 de enero, a las tres de la madrugada, los 13 fueron trasladados para la provincia de Las Tunas, custodiados por caravanas de carros patrulleros, agentes armados de Tropas Especiales  y oficiales de la SE.

Los ubicaron en distintas unidades de Majibacoa, donde fueron sometidos  a tratos degradantes e inhumanos. Posteriormente fueron enviados a la prisión provincial de Las Tunas, hasta la fecha del juicio.

Antecedentes Penales de los 13:

Joaquín Jorge de 23 años de edad, Gilberto Millán 32 años, Yunier Marrero 26 años, Vladimir Durañona 38 años de edad, Jorge Luis 51 años, Sandro Herrera 39 años, Yoan Velázquez 36 años de edad: Todos de normal conducta social y moral, sin que les consten antecedentes penales.

Dunier Gómez de 34 años de edad, se encontraba controlado porque había expresado sus intenciones de salir ilegalmente del país, aunque no tenía antecedentes penales.

Dreyser Silva 28 años de edad, según se dice, se dedicaba al proxenetismo, sin que se la haya podido demostrar. No le constan antecedentes penales.

Ernesto Pérez, 36 años, fue sancionado en la causa 31 de 2003, por Robo con Violencia o Intimidación en las Personas, a 7 años de privación de libertad.

Osvaldo Ortiz 48, años de edad, con varios delitos por Daños y Violación de Domicilio, Lesiones, Robo con Violencia o Intimidación en las Personas, esta última causa 158/2011, dictada por el Tribunal Provincial de la provincia,  no la había comenzado a cumplir por hallarse evadido.

Maykel Ramil, 42 años, procesado por Robo con Fuerza en las Cosas, a dos años de privación de libertad.

Yanok Sánchez, 31 años de edad, no vinculado a ninguna organización política, ni de masas, sin antecedentes penales.

Sanción que solicitó la fiscal para los acusados:

Osvaldo Ortiz, veintisiete años de privación de libertad.

Ernesto Pérez, y Maykel Ramil, veinticinco años de privación de libertad.
Yanok Sánchez, Joaquín Jorge, Dunier Gómez y Dreyser Silva, veinte años de privación de libertad.


Gilberto Millan, Yunier Marrero, Vladimir Durañona, Jorge Luis, Sandro Herrera y Yoan Velásquez, quince años de privación de libertad.

dania@cubadentro.com

Familia pide al gobierno que se haga justicia

Dania Virgen García

Nápoles, Máximo Frómeta Martínez, Iselli Nápoles Lobaina, Geovanis Frometa Nápoles, Yoelkis Frómeta Nápoles,  residentes en Emilio Giro número 2664 entre 13 y 14,  y Marnoldis Frómeta Nápoles, reside en calle Este número 16 entre Emilio Giro y Crombet,  en el reparto San Justo,  Matanzas,  reclaman justicia por la muerte de Arniolkis Frómeta Nápoles, quien falleció por una sobredosis de medicamentos el  12 de septiembre de 2013 en el centro penitenciario para enfermos del VIH-SIDA, situado en San José de las Lajas, provincia  Mayabeque.

El  14 de septiembre de 2013, a las 5 y 30 de la mañana, un agente de la policía  se presentó en el domicilio de Arniolkis Frometa para comunicarle su muerte a la familia e indicarles que llamaran al teléfono 10634.

De inmediato la familia se comunicó con el lugar en donde le explicaron que tenían que presentarse en la funeraria La Nueva, situada en calle Pinto entre Máximo Gómez y Luz Caballero.

La familia, al llegar a la funeraria, se encontró con un oficial de la prisión, nombrado Eddy Santana Videaux.  Este les comunicó que el fallecido había sido detenido en el mes de abril de 2013, desconociendo las causas, y que el 2 de septiembre había sido trasladado para el hospital de la provincia por presentar intoxicación medicamentosa, falleciendo el día 12 del propio mes a las 7 y 20 de la noche.

Al entregarles el guardia el cadáver a los familiares, estos lo recibieron desnudo y con las manos esposadas, sin una sábana encima, además tenía amarrado el número de teléfono de una pública cercana a su domicilio.

Los familiares aseguran que desconocían que el fallecido, que era enfermo crónico, se encontraba recluido, mucho menos les avisaron el ingreso, hasta haber transcurrido tres día de su fallecimiento.


Los dolientes han reclamados al Consejo de Estado, la Fiscalía municipal provincial, la Fiscalía General de la República y Militar, la Dirección de Cárceles y Prisiones, provincial y nacional, Atención a la Ciudadanía de la prisión donde estaba y otras entidades gubernamentales, pero hasta ahora solo han recibido respuestas incoherentes. 

dania@cubadentro.com

Vecinos se quejan de funcionarios del gobierno y dirigentes

Dania Virgen García

No es la primera vez que habitantes del municipio de San Miguel del Padrón  se quejan del mal trabajo de la policía, funcionarios, dirigentes, Poder Popular, PCC, Dirección de Salud Pública, Tribunales y Fiscalía del municipio, que continúan haciendo y deshaciendo, abusando del uniforme, y del cargo para agredir, ofender y no resolver los problemas de la población.

Esos funcionarios les expresan que  no les interesa a donde vayan a quejarse  y ante quien los acusen, que a ellos no les pasará nada, ya  que están protegidos por los máximos dirigentes del gobierno.

Los vecinos han escrito una carta dirigida a las organizaciones de Derechos Humanos Dice así:

¡Y hablamos de Derechos Humanos!

Luego de saludarles, les comunico a ustedes, la clase de derechos que tiene la población situada en calle 112 entre calzada de San Miguel y 199, Residencial San Miguel.

Hace 5 años hemos informados a todas las instancias del Gobierno municipal, provincial y nacional, la situación que existe en una vivienda con dirección antes dicha, pero con número 19320.

La misma se cae a pedazos, en mal estado técnico, no tiene baño, tuberías sanitarias y agua potable, los habitantes de esa vivienda hacen sus necesidades y se bañan, en un hueco al frente de la vivienda.

En la vivienda residen personas con VIH-SIDA, borrachos, drogadictos, ladrones, niños con asmas, niños y adultos con problemas de trastornos mentales con pésima conducta antisociales, y semi-analfabetos, sin condiciones de ningún tipo de higiene, criaderos de garrapatas y otros insectos con corren por las paredes.

Estas personas se fajan a machetazos, botellazos, con arma de fuego, arman escándalos de todo tipo las 24 horas del día. Y lo peor de todo que también conviven personas de la misma calaña de otros lugares, con un promedio de 30 personas entre niños y adultos.

Hace unos días los trabajadores de los mosquitos detectaron en el auto focal, una gran cantidad de focos de mosquitos Aedes Aegipty.

Cinco de ellos tuvieron cólera.

Como resultado de esto, el 95 % de la cuadra y alrededores fue afectada con dengue, y cólera.
Solución no le ha dado ninguna instancia gubernamental, y ¿saben por qué?  Porque no le interesan.

Y así Raúl los defiende en sus discursos, diciendo que son los más capaces, lo que él mismo sabe que todo es una mentira. Viven de sus cargos con mejores casas para ellos e hijos con carros, regalándole los promedios de los estudios, mientras otros se sacrifican.

No solamente son afectados la población de esta cuadra, también de los alrededores 110, 114, que viven del miedo y han sido víctimas de robos en sus viviendas, sin soluciones por parte de la unidad de la policía del municipio.

Lo más triste son las personas enfermas de los nervios, ancianos con cáncer, diabéticos,  y los afectados por esta situación de una familia disfuncional.

Y hablamos de Derechos Humanos.

Por favor, que el mundo conozca esta situación tan grave que tenemos con el gobierno municipal, provincial, PCC, tribunales, policía, y todas las instancias que no hacen nada. La mayoría de las personas en Cuba no tienen derecho. En Cuba si hay problemas grandes, y graves, que vivimos de la mentira y el engaños.

Este caso lo conocen las siguientes instituciones políticas y del Estado, dados a todos, personalmente, carta dada al Delegado de la circunscripción, y el Consejo 2 de Luyano Moderno, Consultorio Médico de la Familia, Dirección de Trabajadores Sociales, Dirección del Policlínico ¨Bernardo Posee¨, y Dirección de Higiene y Epidemiologia, Dirección Municipal y Provincial de Salud Pública, Atención a la Población y personalmente a la Presidenta del Poder Popular, Ana María, Asamblea Nacional del Poder Popular, al PCC del municipio en dos ocasiones,  a la 11na Unidad de la Policía del municipio, Fiscalía Nacional, Consejo de Estado, TV Canal Habana, Departamento de menores del municipio.

Constantemente hay quejas al jefe de sector de la PNR, y a la presidenta del Poder Popular Ana María.


Cuando nos decidimos luego de cinco años de lucha, los habitantes de buena voluntad en enviarles este escrito sabemos que estamos expuestos y exponemos a nuestros hijos y nietos a que estas instituciones atenten contra nosotros. Tenemos miedo de lo que nos pueda suceder, pero queremos que el mundo sepa como sufren los cubanos.

dania@cubadentro.com

Presos en huelga de hambre

Dania Virgen García

Presos de varias prisiones se declaran en huelga de hambre.

Yosvel Román Ramos todavía se encuentra en huelga de hambre. Desde hace más de 30 días, se encuentra ingresado en la enfermería de la prisión de Guanajay, en la provincia de Artemisa.

En la prisión para extranjeros La Condesa, situado en el municipio  Guiñes, en la provincia de Mayabeque, varios presos se declararon en huelga de hambre en demanda del traslado para su país.  Ellos son Sander Oncló (haitiano), Arturo Maikol Gutiérrez (panameño), Manuel Alejandro Salas Fernández (venezolano), José de la Natividad Inas (venezolano), Ursan Marín y Guildelman Cardona (colombianos), y otros que no quisieron que sus nombres sean mencionados.

dania@cubadentro.com

Historias de las prisiones cubanas primera parte

Dania Virgen García

Durante  muchos años la dictadura cubana ha querido esconder los conflictos entre presos y militares. Estos últimos han sido los principales responsables de muchos hechos de sangre dentro de ellas.

En los años 70 hubo varias prisiones que se caracterizaron por los incidentes violentos, como la sección 4, de Pinar del Rio, y San Ramón, en la provincia de Granma.

A esta última  enviaban a los delincuentes más connotados a cortar caña.  Lo menos que hacían eran cortar cañas, se agredían entre ellos, y a los guardias también.

Los militares de aquel tiempo usaban en toda las prisiones machetes, y no tonfas. Había militares que tenían los machetes afilados y provocaban a los presos para cortarlos. Los  oficiales usaban bayonetas, que también fueron utilizadas para agredir a los presos.

Un régimen de corrupción, y violencia ha imperado en todos estos años en las prisiones cubanas. 

En el año 1975 construyeron la prisión del Combinado del Este, en la Habana. El edificio uno era destinado para los presos políticos, el tres para cualquier delito. El cuarto piso del mismo edifico del sur y norte era para los menores.

En el edificio dos, en el año 1978, el cuarto piso fue empleado para los presos incomunicados. Todos los criminales connotados que estaban en la prisión de Guanajay fueron a  parar allí. Al unirlos hubo varios muertos en diversos hechos de sangre.

En aquel entonces el área  47 todavía no tenía fama.

Después de 1980, se creó en esta prisión un programa llamado A1, que era visita familiar cada seis meses, vista conyugal cada un año, esto era para los delincuentes connotados. A estas personas los ubicaron en el área  47, junto a los condenados a la pena de muerte. Allí permanecían años,  sin tener vínculos familiares de cualquier tipo.

Hubo presos que todavía están en cadena perpetua, que en aquel entonces permanecieron 8 años dentro del área 47. Esto provocó una cantidad de hechos de sangres,  muertos, y violaciones sexuales, esta última por la falta de contacto con una mujer por años. Los presos rompían las rejas y liberaban a sus amistades.

En el 1990 debido al régimen tan severo implantado en la prisión, los presos comenzaron a rebelarse, y se gobernaban dentro de ellas.  Los guardias eran un cero a la izquierda. Fue la época de los ninjas, los presos rompían los muros para fugarse, algunos regresaban, otros no.
Debido a la violencia que imperaba, los presos dormían en los techos, en la cocina, y en cualquier recoveco. A la hora del recuento los llamados disciplinas decían la cantidad que ellos querían. No había control, lo guardias no sabían qué hacer.

El gobierno reconoció que  había cometido un grave error y violaciones de derechos humanos, entonces desintegraron el área del 47, y la dejaron para castigados.

Martín, un guardia corrupto, anárquico y famoso por su diabólica mente,  utilizaba las artes marciales, para chantajear a las mujeres de los presos y violarlas aunque también tenía relaciones con presos homosexuales.

Fue quien enseñó al militar Rafael Riquelme toda su maldad y a otros militares también.
Martín creó una banda de guardias, en la que  incluyó a Riquelme, debido al tamaño, y con el apoyo de los delincuentes más connotados, que se llevaban muy bien con él, derrotó  a otras bandas más débiles, se adueñó de la venta de bebidas alcohólicas y del tráfico de estupefaciente y drogas.

El capitán Rafael Riquelme, inicio su carrera militar a los 20 años de edad, en el año 1991. En 1996 un preso le cortó el rostro.

La mayoría de los miembros de la bandas de militares creadas por Martín están presos actualmente por violaciones sexuales, corrupción, y robo, excepto Riquelme y Alcides, este último fue discípulo de Riquelme mucho después.

En el año 1993 se fugaron de la prisión los presos peligrosos Viginita, y el Pugi, con dos guardias y dos AKM, debido al descontrol  que  imperaba en la prisión.

El gobierno mandó a construir tres prisiones en la provincia de Camagüey, la especial de la 26 más conocida por Kilo 8, para presos peligrosos, Kilo 7 para presos de 20 años, y Kilo 9 para presos de 10 años.

Abrieron la especial: Establecieron nominación de presos en todo el país y fueron a parar a esta prisión.

En Kilo 8 reunieron a todos los criminales connotados del país. Con este error del gobierno, ocurrieron en aquellos años centenares de hechos de sangres, hubo lesionados, violaciones sexuales, auto agresores, presos que se daban candela por el pánico, y muertos en peleas entre presos y militares.

El capitán Mora era el jefe de la prisión.  Mató a su esposa, y luego de ser sancionado lo pusieron de jefe de cocina en la prisión de Kilo 9, que presentaba dos características, una de presos y otra de presos militares.

La prisión la especial de la 26, tenía tres fases.

En la primera fase, tres presos en una celda, los presos se atentaban entre ellos para ser el primero, o dos atacaban al otro.

Al ver que no resultó tener a tres presos connotados juntos, tuvieron que separarlos, y ubicarlo por separado. Esta fase tenía que permanecer un año en celda.

Segunda fase: 8 connotados en un cubículo, con dos años de buena conducta, pero la cuenta no daba: los más agresivos violaban, apuñalaban, y hasta mataban.

Tercera fase: o ibas para tu provincia o te quedabas en los destacamentos.

El primer motín que hubo en las prisiones cubanas fue el del año 1991, que fue en la prisión de Sancti Spíritus, provocado por el preso alias Caruca, y otros presos de la mismas característica que eran de esa provincia. Este motín fue provocado porque varios funcionarios de orden interior  golpearon a un menor de edad y los presos se indignaron. Hubo varios muertos y decenas de heridos graves.

Todos los presos que habían participado en motines del país fueron a parar a la especial de la 26.
En el año  2004 debido a que fue un fracaso en esta prisión, por la gravedad de los problemas, a pesar de la furia de los guardias que era de lo peor, peor aún era la de los presos.

Al tiempo, las autoridades, al darse  cuenta de que había cometido un grave error, decidieron construir varias prisiones de régimen especial en el país. Así los presos regresaron a sus provincias, y solo quedaron allí algunos de los peligrosos.

El motín más famoso  fue el segundo del Combinado del Este, en el año 2005. En aquel entonces el jefe de la prisión era Carlos Quintana, que por su mal trabajo fue escalonado y ubicado de jefe de un departamento de la Dirección Nacional de Cárceles y Prisiones, en La Habana. En aquel motín hubo varios muertos. Fue provocado por uno de los presos más peligrosos José el Quijá, con su banda Just as I am, que significa en español “justo como soy”. La banda controlaba todo lo que se movía en la prisión con ayuda de los militares.

El primer motín fue 18 de marzo de 2005, en la prisión antes mencionada. Los disciplinas del cuarto norte del edificio uno, alias el Fiera, y Planes, que pertenecían a la banda se enteran que van a ser trasladado de cordillera para Villa Clara, en un mensaje que le envía José el Quijá (que tenía una gran influencia con los militares) para que no perdieran su dinero y recogieran todo el negocio que tenían regado. En aquel tiempo se vendía mucho vino, ron, pastillas, y drogas.

Como no podían vender toda la cantidad de bebida y  droga, comenzaron a beberse todo aquello, y a regalarlo. A la hora de trancar a los presos estos ya estaban en un estado de embriaguez total, muchos se encontraban en el piso. Empujaron al guardia y cuando el militar quiso hacer su trabajo, el preso Plana pinchó al guardia en el brazo y el guardia escapó corriendo. Entonces, todo los presos que estaban drogados y borrachos siguieron a los disciplinas, quemaron colchones, rompieron la TV y los teléfonos.

El motín duró hasta el día siguiente. 

En este motín las Avispas Negras entraron por el techo y reprimieron a los amotinados. A ninguno le levantaron causa, por la golpiza que les propinaron a los presos, que quedaron  que con lesiones, y heridas  graves para toda la vida. Hasta hubo uno a quien le sacaron  un ojo. 

Luego que se enteraron las autoridades de la Seguridad del Estado que José el Quijá  había sido quien había avisado a los disciplina, proponen llevárselo de cordillera y este se enteró por los militares.

 El 5 de abril amaneció José el Quijá, repartiendo  bebida, droga, pastillas, y amotinando el piso.
José el Quijá, El Noli, y Enriquito del Vedado,  a los que no querían participar los amenazaron con apuñalearlos. El Noli, junto a otros presos, comienza a  pinchar a otros presos. José calma a él Noli, diciéndole que trasladaran a los presos que no querían participar para el aula con sus pertenecías. Allí los encerraron.

Ya estaban los generales Marcos, y Colomé Ibarra, pero los presos pedían que Fidel era, el que tenía que estar allí.  Les decían que a Fidel no lo podían molestar, que dijeran sus demandas y que no lesionaran a más presos.

El Noli, uno de los presos más peligrosos que hay en el país, molesto, mandó a un tal Chiki, a que le prendiera fuego a todos los colchones del aula donde se  encontraban los presos que no participaron. Como consecuencia  hubo cinco que murieron  quemados, y 22 lesionados por quemaduras.

El Noli, fue a parar a la prisión de régimen especial de Agüica, al área la polaca. Ahí se parcializó con los guardias, con el antiguo jefe, Emilio Cruz, y comenzó a presionar a los presos, a cambio de visitas conyugales por 24 horas. Los presos de su tiempo, como Otero que estaba en esta área, que no permitía lo que estaba haciendo El Noli, a este último no le cuadraba que estuviera junto a él, en combinación con Emilio lo enviaron para la prisión la especial de la 26 en Camagüey. 
Rafael el Loco, otro preso que estaba en la polaca, también fue enviado para la prisión de Villa Clara, por no estar de acuerdo con El Noli.

Unos años después el loco fue a parar al área  47, y Otero y el Loco se  enemistaron a muerte con El Noli.

Planes y el Fiera fueron indultados en el año  2011. El resto está con cadena perpetua.

La antigua área especial de la prisión de Guanajay que fue poblada por presos ministros, donde falleció Abrantes, está siendo preparada para ubicar a todos los condenados  a cadena perpetua y de régimen especial de occidente.

Otra catástrofe.  El teniente coronel Rodrigo, es quien está al frente del programa de seguridad en el nuevo desastre, que implantará un régimen especial como el de las prisiones estadounidenses.

En las prisiones existen otras bandas llamadas, Obsorbo, Okey Okey, y la Nueva Generación, entre otras.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes