miércoles, 8 de julio de 2015

Sanatorio de VIH-Sida

Dania Virgen García


En el año 1980 el octogenario Fidel Castro inauguró un sanatorio especial para pacientes enfermos con VIH-Sida situado en el reparto ¨Los Cocos¨ de Santiago de las Vegas.
¨Hasta los primeros días del mes de abril de 2015 hay un aproximado de 22 mil 600 infestados vivos¨.

Desde la inauguración hasta los años 2000-2002, las condiciones de vida eran de primera.

Recordaremos que en aquella época no se podía hablar de un paciente con esta enfermedad, al igual que de los gays. Eran discriminados hasta por sus familias. Aunque en la actualidad ya son menos las personas que los rechazan. 

Iniciaré la comparación del trato especial que les daban a los enfermos por aquellas fechas, con el de la actualidad:

El sanatorio tenía pacientes confiables y no confiables. Los primeros podían salir de pase los fines de semanas, los segundos una vez cada cinco días con una enfermera como acompañante, desde las 8 de la mañana hasta las 10 de la noche.

Antes los pacientes permanecían obligados en la clínica luego que fueran detectados. Los que violaban esta orden iban a parar a prisión por propagación de epidemia. No podían resistirse al ingreso, aunque sus familias le ofrecieran las mejores condiciones para vivir.
Fue pasando el tiempo y esto se fue yendo de las manos al régimen. La promesa de los cuidados especiales fue disminuyendo, provocando un aumento en la contaminación del virus.

Actualmente hay cientos de pacientes que viven en la calle, duermen en las orillas de la playa y costas, en los parques, en los bancos de los policlínicos, terminales, hospitales, y funerarias. Comen de la basura, y de lo que puedan, sea robando, o asaltando.

Incalculables es el número que solicita refugio en el sanatorio. Son negativas las respuestas para algunos, ¨tienes que tener una enfermedad grave, pues aquí no se aceptan pacientes con problemas sociales¨.

Los que llevan tiempo, la dirección ha intentado en varias ocasiones de desalojarlos a la fuerza, pero ellos no lo han permitido. Los pacientes recuerdan que al principio la atención médica era favorable. A todo el que entraba le hacían un chequeo médico en general. En la actualidad solo se realizan análisis de sangre.

En los primeros tres meses se les inyectaba interferón y factor de trasferencia cada dos días, en el presente se extinguieron los medicamentos.

Las consultas eran rutinarias aunque el estado de salud estuviera estable, ahora ha mermado, el paciente tiene que acercarse al médico.

Los medicamentos estaban al 100% para todas las características. En la actualidad los pacientes tienen que compran los medicamentos en las farmacias de la calle o a los revendedores a sobre precio. La cimetidina solo se indica a pacientes ingresados.
Los médicos ya no se ocupan de los enfermos, les dicen que el hospital (sanatorio) está lleno, ¨ no tenemos medicamentos ni para sus enfermedades¨. Las enfermeras ahora trabajan en las áreas hasta la cuatro de la tarde.

Describiré la alimentación en calidad y cantidad: al principio la comida se elaboraba con muy buena calidad, tenía un buen aspecto, la cantidad era al gusto del paciente, había un servicio de vales donde se hacía a la hora del desayuno, almuerzo y comida, que incluían las proteínas.

Ejemplo, en la mañana daban jamonada de la buena, jamón, queso, croquetas y huevos, en el almuerzo y comida, no faltaba la carne o el pollo, en las meriendas, helados, confituras, dulces, refrescos, leche, yogurt etcétera.

Existía un grupo de pacientes que se cocinaba su propia comida. A un costado del almacén de vivieres había una bodega donde podían comprar sus alimentos semanales.

En la actualidad todo ha sufrido una metamorfosis general, afirman los pacientes que  hay una sola variedad de comida, la elaboración es agua, sal, y sin condimentos, el contrato con la grasa desapareció.

En el horario de la comida: huevos revueltos en agua, la cantidad de carbohidrato (arroz) es para alimentar a un niño de seis meses de nacido.

Las dietas tienen desajuste, los pacientes que no pueden comer huevos, pescados, o embutidos, no se le sustituye por otro alimento, es por eso que el centro presenta enfermos con desnutrición severa. El médico indica refuerzo, pero no hay.  

La higiene pésima.

El centro posee capacidades que están separadas para pacientes que necesitan aislamiento con otras enfermedades contagiosas ambientales: tuberculosis, escabiosa, candidiasis, y otras. Pero no se lleva a cabo, juntan a los pacientes no contagiado frente a un contagiado. La separación es de dos metros de distancia, puerta con puerta, teniendo el riesgo de contagiarse.

Igualmente hay capacidades para los enfermos con trastornos mentales e impedidos físicos. No todos son admitidos.

Actualmente existen pacientes con tuberculosis. Aproximadamente 40 infestados.
Tanto en las prisiones como en la calle hay un sin número de pacientes infestados que no se sabe la exactitud. De cualquiera de las tres formas de infestación, decenas y decenas de enfermos trasmiten la infección por dinero, amenaza o entre bandas callejeras.

En el caso de las prisiones, a los contagiados lo unen con los no enfermos, algunos advierten su enfermedad pero los militares carceleros no hacen caso a la información.

Los infestados en prisión, ¨no todos ¨ inescrupulosamente lavan la mente a otros presos para trasmitirle la infección cobrándoles 30 cuc moneda convertible, cajas de cigarros, ropas, zapatos, u otros artículos por cada cuc.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes