miércoles, 25 de febrero de 2015

Medidas implantadas a presos contestatarios

Dania Virgen García


En varias prisiones del país los militares de mayor rango han implantado medidas arbitrarias contra los presos contestatarios pacíficos, que denuncian las violaciones de los derechos más elementales, abuso de poder, excesivas golpizas, muerte a causa de golpizas propinadas por militares, pésima alimentación, falta de asistencia médica, y otros  métodos de torturas sicológicas.

En la prisión de régimen especial de Agüica en la provincia de Matanzas, al hindú Dalvinder Singh Jagpal, desde el área la polaca, (el hueco), no le permiten las llamadas telefónicas desde hace cinco meses, y las visitas de amigos, hace tres años. Además le limitan la misa y confesión religiosa. El Párroco se quejó ante la jefatura,  pero los militares penitenciarios, le manifestaron que no podían hacer nada, ¨las estrictas órdenes, vienen de los jefes de mayor rango de la policía política¨. También a Lázaro Pie Pérez, le niegan la asistencia especializada de un oftalmólogo, y a William González Concepción le tiene restringida las llamadas telefónicas y la misa. 

En la prisión de Quivican en la provincia de Mayabeque, al preso político Osvaldo Rodríguez Acosta, al cubano-americano Carlos Alberto Pérez Ávila, y los presos que denunciaron la muerte del preso Alexander Roser Rodríguez a raíz de  tres severas golpiza propinadas por militares, le retiraron el teléfono por una semana, y son amenazados con ser procesarlos por difamación. 

En la prisión para enfermos del VIH-Sida del Yayabo en la provincia de Santiago de Cuba, Acdelasis García Tamayo, le restringieron las llamadas telefónicas para que no denuncie los maltratos a que está siendo sometido. Con respecto al medicamento de ¨itraconazol¨,  que debe ser administrado por la infección, la jefatura y médicos, le informaron que estaba en falta a nivel nacional.

En la prisión de Kilo 5 y medio en la provincia de Pinar del Rio, al preso Ramón Rodríguez  Gamboa le aplicaron una medida disciplinaria de tres meses en una celda de castigo, sin derecho a llamadas telefónicas por informar a la contrarrevolución.

En la prisión de Kilo 9, en la provincia de Camagüey, a Alexis Sabatela Ugarte, le violan todos los derechos elementales, por denunciar y exigir sus derechos.

El preso Julio Ortiz Argudin, quien se encuentra en la prisión provincial de Canaleta en la provincia de Ciego de Ávila, es amenazado constantemente por militares, con lanzarle presos para que lo golpeen o apuñalen, si continúa denunciando.


En la prisión del Combinado del Este, los presos Ariel García López, y Daniel Pérez Díaz, tienen restringidas las llamadas telefónicas. En el caso del segundo, hace más de cinco meses.  

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes