jueves, 19 de febrero de 2015

Carta a los cinco espías

Yunior Torres González 

Yunior Torres González pasillo I celda 8, prisión provincial de las Tunas.

En nombre de la inmensa mayoría de los presos de la prisión provincial, y de toda la población penal del país:

Hermanos, inicio con un fraternal abrazo, y mis más sinceras manifestación de alegría por sus regreso a la patria, quien mejor que nosotros que conocemos el sufrimiento de tantos años de prisión para estar consciente de lo que significa la alegría de estar en libertad y compartirla con sus seres más queridos.

Llegue a ustedes la felicitación con su arribo a la nación, pues se fortalecen nuestras ya casi perdidas esperanzas.

En primer lugar: Reclamamos justicia desde la inhumana existencia de las difíciles e injustas cárceles en donde cotidiano e impunemente se violan con naturalidad nuestro derechos más elementales, reconocidos en los pactos y conversiones de los DHDH, y en las reglas mínimas para el tratamiento a los sancionados, que existe aún en nuestra constitución de la república, que ignoran los funcionarios penitenciarios de mayor y menor rango, en todos los centros penitenciarios del sistema nacional.

En segundo lugar: Que se pueda realizar un día, una amnistía como establece la carta magna, como se hace en todos los países del mundo, excepto en la Cuba comunista, un reajuste de sanción por la inhumana modificación del código penal de la nación, que tan elevados marcos penales establece por delitos que no son más que la consecuencia lógica del terrible sistema de supervivencia en el que sobrevivimos desde hace más de cinco décadas.
De esta manera se le pueda dar oportunidad a tantos hombres que llevamos más años que lo que ustedes pasaron en prisión, y nos restan por extinguir más de los que ya hemos cumplido, sin haber cometido delito de elevada peligrosidad social.

Compatriotas, los llamo así con sincera emoción, pues a pesar de que tenemos diferencias ideológica por la sencilla visión, que al parecer ustedes no poseen por el gobierno en el poder, de las condiciones extrema de pobreza en que mantienen a un 85 por ciento de nuestro sufrido pueblo, donde todo es apariencia. Además pienso que con tantos años compartiendo con personas de ideología diferentes, hayan aprendido a respetar y valorar la diversidad, aunque les diré, que desafortunadamente esa hermosa cualidad humana, no se enseña en Cuba.

Admiramos la firmeza y el valor con que un día se dispusieron a pasar en la primera línea de combate, en defensa de una noble causa, luchar contra el terrorismo, defender a la patria de los peligros del que la amenaza, es la más digna y honorable causa por la que un hombre debe luchar, por eso es tan importante que estemos siempre preparados para identificar esos peligros, que no siempre provienen de los lugares y las personas que esperamos. 

Es un verdadero orgullo para nosotros poderlos llamar hermanos, o gigantes, como ustedes, y es por eso que sentimos tanta alegría al escucharlos que regresaban dispuesto a luchar por el bienestar de su patria y cumplir cualquier misión en beneficio de este pueblo que tanto luchó por ustedes, considerando que miles y miles de nuestras madres, padres, hermanos y familia en general, olvidando muchas veces la triste realidad de sus verdaderos hijos y hermanos que llevamos en prisión en tantos años, y la pobreza en que viven, se sumaban días y noches a las campañas en honor a su liberación.

Así que les convocamos y exhortamos a informarse, no por las fuentes oficiales del gobierno, ni por los medios de difusión que solo responden a los intereses del Partido Comunista de Cuba, porque los periodistas cubanos, que hoy se proclaman herederos del periodismo martiano, han sido adoctrinados con la máxima, que para un revolucionario no hay más verdad que la del PCC y el gobierno.

Tenemos confianza que por encima de todo, ustedes mantendrán sinceridad moral, sus sentidos de justicia, y el humanismo que los ha caracterizado, ese que identifica a los hombres que son capaces de sacrificarlo todo por las causas más nobles y que los enseñan a ponerse siempre del lado de la razón, a reconocer la verdad, aun cuando este les muestre que han estado equivocados, preparados siempre para luchar contra las injusticias mayores que sufre nuestro pueblo. No es necesario que cumplan misiones internacionalistas, por muy importante que este sea, sino, luchar aquí, para cambiar todo lo que debe ser cambiado.

Los presos cubanos apoyados por nuestras madres, padres y hermanos, aquellos que un día hicieron por ustedes, los emplazamos a que comiencen un recorrido por todas las cárceles de los verdaderos centro de terror, régimen especiales, áreas de seguridad, las llamadas tapeadas que son las celdas de castigos, y los llamados plan de confianza, junto a las organizaciones no gubernamentales de DHDH de Cuba, e internacional. Así verán la imagen distorsionada que dan los periodistas oficialistas y el gobierno.

Ustedes que dicen que conocieron el dolor al estar privado de libertad, y en algunos momentos de su prolongado encarcelamiento, dicen, que le fueron violados y pisoteados todos sus derechos, les pedimos que no se dejen manipular, y si van a responder positivamente nuestra solicitud, como esperamos, en cumplimiento de lo que podemos llamar una tarea verdaderamente patriótica, y revolucionaria, en honor del pueblo cubano. Entonces visiten las hacinadas cárceles, y entren confiados que recibirán calurosa bienvenida de toda la población penal.

Observaran con sus propios ojos, y conocerán por fuentes directas, las experiencias vividas de los presos cubanos, los tratos crueles, e inhumanos y degradantes, traducido en torturas físicas y sicológicas, pésima e insuficiente alimentación, con cantidades de personas desnutridas, tuberculosos, enfermos de VIH-Sida, desequilibrados mentales producto al régimen que imperamos, pacientes con enfermedades crónicas no compatible al régimen penitenciario, insuficiencia en la atención médica, y con la mayoría de los medicamentos más necesarios siempre en falta.

Insalubridad en todos los establecimientos penitenciarios, carencia en el agua potable, deterioro en el sistema sanitario, y demasiadas filtraciones en los techos.

Existe ensañamiento en cuanto a las medidas disciplinarias impuestas a los reos, por reclamar sus derechos más elementales; además de una desmedida máxima corrupción de todos los niveles de las direcciones carcelarias.

Todo esto y más, es una triste realidad que ustedes deben de conocer.

Al redactar esta carta lo hago consiente de dos cosas, la primera, que recibirán información negativa de quien la escribe, y la segunda, es que estoy consciente de los riesgo a que estoy exponiéndome, al conocerse esta carta, trataré que el contenido de la misma sea publicada para que se conozca en el mundo entero, como se dio a conocer la situación de ustedes en presidio.


¨Así que en sus manos está el demostrar que son los verdaderos héroes de la patria¨……

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes