jueves, 8 de enero de 2015

CETEM, La Empresita

Dania Virgen García

El campamento penitenciario de trabajo forzado CETEM La Empresita de la provincia de Camagüey, se encuentra bajo el terror informo el preso José Romualdo de Riso Martín activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU).

El mayor Víctor Marrero primer jefe del campamento, y el segundo jefe el mayor Elio Rodríguez realizaron el pasado 15 de diciembre una inspección a la población penal a las 12 y 30 del mediodía.

El pánico implantado se debe a que el centro espera una visita nacional y los militares están tratando de ocultar sus acciones delictivas. A los presos les asignaron avituallamiento, aseo personal, foros para los colchones, pantalones, enguatadas y camisa de trabajo.

Desde el año 2010 los reclusos no sabían que existían los medios asignados. Hasta ese día, dormían en el colchón  sin foros, un centenar de reos no tenían sabanas, ni ropa  y dormían en el suelo, los tableros están llenos de chincha, cucarachas y roedores que caminan por los destacamentos como personas.

Sin dejar de mencionar que el MININT se dedica al robo de los alimentos, del salario de los trabajadores que día a día son tratados como esclavos, del robo de la los utensilios de limpieza que facilitan el deterioro de la higiene en los baños, la filtración de los destacamentos, las medidas disciplinarias que le imponen a los reos sin cometer delitos por el solo hecho de reclamar sus derechos.

Como es el caso del preso Armando Soto Cárdenas de 50 años de edad que se encontraba de permiso especial en su casa. Cuando regresó al campamento a las cuatro de la tarde del primero de diciembre los guardias le sintieron aliento etílico, el preso le refirió que se había tomado unos traguitos a la salida de su casa. El día 17 en la noche le comunicaron que el pase lo tenían suspendido.

Por otra parte a principio del mes de diciembre, se efectúo  una requisa en los cuatros destacamentos donde solo se les ocupo a los presos cucharas que son traídas de sus familiares.

Al otro día de la requisa les dijeron a los presos que no podían llevar cucharas al comedor puesto que le darían cucharas nuevas. A la hora del almuerzo las cucharas que repartieron los uniformados penitenciarios fueron las mismas que le decomisaron.

Además les advirtieron a los presos en la hora del almuerzo, que si se perdía una cuchara tomarían medidas drásticas con ellos.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes