jueves, 13 de noviembre de 2014

Queda impune militar que atentó contra la vida de un joven

Dania Virgen García


En la tarde del 5 de noviembre le fue entregada la sentencia 552/2014, al recluso contestatario Yasser Rivero Boni, sin firma de los facultativos del MININT, ni acuñada por el tribunal que lo juzgo, una vez más se demostró la impunidad del militar primer teniente Alcides Guillar Rodríguez.

El juicio estuvo integrado por los oficiales del MININT: presidente teniente coronel Geovanis Garlobo Torres, jueces primer teniente Horacio Delgado, Denis Eduardo Milanés Sánchez, y el fiscal Kolien Pérez Leal.

Guillar Rodríguez de 47 años de edad, mide 1.80 metros de altura y tiene un peso corporal de más de 100 kilos. En el acto del juicio se declaró culpable confesando que era cierto que el 15 de marzo a las seis de la tarde se dirigió a la compañía 1415 del destacamento 12 al que no pertenece, y observó que Rivero Boni quien mide 1.80 de altura y tiene un peso corporal de 50 kilos, estaba sentado en una tanqueta plástica, donde se le acercó y le dijo que se incorporara al recuento, al negarse el preso, lo agarro por los brazos para llevarlo a la obediencia, originando un forcejeo que según él, Boni con una de sus manos le golpeo por la espalda, interviniendo el jefe de grupo de los funcionarios del orden interior, segundo suboficial Yoandris Varela Medina, y con la ayuda de los militares lo esposaron y enviaron a una celda de castigo. Una vez concluido el recuento Alcides se dirigió a la celda y le propinó golpes hasta el cansancio por todo el cuerpo con la tonfa de goma, ocasionándole decenas y decenas de contusiones y lesiones en los brazos, espalda, hombro, muslo, rostro, una escoriación en los labios y una lesión grave en el ojo derecho que lo dejó con una maculopatía traumática con atrofia de las capas externas de la retina.

Manifestó el tribunal, que Guillar actuó motivado por el deseo de hacer respetar la actitud de Boni mediante la violencia física; en el caso de Boni su actitud para hacer su voluntad, afectó la administración y la jurisdicción de Guillar.

Rivero Boni, no rinde cortesía a los sanguinarios militares del centro penitenciario, no participa en la falacia de los programas reeducativos, altera el orden pacíficamente a favor de los reclusos que son humillados y apaleados a tonfasos por los sanguinarios, no coopera con la limpieza donde los militares encargado en suministrarle los productos destinados a la limpieza se lo roban, además, en cada destacamento existe un recluso encargado de mantener la limpieza con los escasos productos que les traen los familiares.

El fiscal solicitó tres años de privación de libertad por el delito de lesiones para Alcides  basándose  en la misión internacionalista que tuvo en Angola en la batalla de Cuito Canavale, injusticia grave que cometieron al dictar sentencia a un militar que causó  lesiones graves a Boni dejándolo con secuelas anatómica y funcional para toda su vida, con agravantes de la responsabilidad penal.

A Yasser la sanción conjunta de un año y nueve meses por desobediencia y atentado.

La licenciada Yaquelin Leiva, no estuvo de acuerdo con los delitos imputados a su defendido Rivero Boni, asegurando que su representado no es responsable de los hechos  que fueron probados por el propio militar.


Alcides Guillar Rodríguez, tiene 20 años de servicio en el centro penitenciario, en áreas especiales de mayor rigor, enfrentando a reclusos connotados. Una persona colérica; su carácter lo ha llevado a cometer delitos muy parecidos al mencionado que han quedado impunes antes las leyes militares.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes