jueves, 30 de octubre de 2014

Testimonio del preso Julio Ortiz Argudín

Dania Virgen García

Desde la prisión provincial de Canaleta, provincia de Ciego de Ávila, informó el preso  Julio Ortiz Argudín, el trato inhumano al que son sometidos los reos en la misma, desde el pasado 27 de octubre que llegó a dicha prisión, al ser transferido de la prisión de régimen especial la 26 más conocida por Kilo 8, en la provincia de  Camagüey.

En el suelo duermen más de 50 presos por la escasez de colchones y camas literas. Refieren los ineptos jefes que no tienen suministros para proveerlos.

En la celda 22, y en la 38 hay un aproximado de más de cinco reos durmiendo en el piso,  en la 37, destacamento 8, la fuente se encuentra durmiendo en el suelo.

También detalló las condiciones incalificables de las celdas, miden seis metros de largo por cuatro de ancho, incluyendo el baño, ocho literas de tres pisos, para un total de 24 reclusos en cada celda, tropezando unos con otro, las celdas están cerradas las 24 horas del día, invade la humedad en las paredes, y filtraciones. Se les prohíbe a los presos las actividades recreativas, violando lo establecido en el reglamento penitenciario.

La alimentación es pésima, si dejar de mencionar la violencia de los sanguinarios uniformados hacia los presos.

El mismo, ha sido víctima de continuos chantajes de la policía política, por denunciar los tratos degradantes a que son sometidos los presos en las prisiones del Combinado del Este, y Valle Grande en la Habana, Ariza provincia de Cienfuegos, Guantánamo y, la 26.

Narró, que estando en la 26, el 2do jefe de orden interior y el uniformado 1er teniente  Pedro Duran Mustelier, ordenaron a los presos paramilitares Roberto Brito alias (papito), el (surdo) y el preso apodado (toki) que lo golpearan, dejándolo con varias lesiones en su cuerpo. Luego que el sanguinario uniformado se recreara mirando como lo magullaban, esposado lo demolió otra vez a golpes, causándole una herida en la cabeza. Este hecho ocurrió el 8 de mayo.

El teniente coronel Sabina y el mayor Juan Miguel, 1er y 2do jefe de la prisión, y los jefes de la delegación de prisiones, no tomaron medidas en cuanto a los hechos y se negaron a que la fuente formulara la denuncia. Al contrario fue confinado en una celda de castigo.


El reo Roberto Brito, tiene una sanción de pena de muerte connotada, clasificado con extrema violencia, le fue aprobado la mínima por la Delegación del MININT de Camagüey, esperando la aprobación de la Dirección de Cárcel y Prisiones de la Habana,  beneficio que fue ganado a raíz de la golpiza.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes