martes, 2 de septiembre de 2014

Fiscalía militar y policía política deja impune caso de tentativa de asesinato

Dania Virgen García

En las Conclusiones Provisionales del Expediente de Fase Preparatoria (EFP) 24/2014 dada por la fiscalía militar del órgano central, seguida por la causa 372/2014, y dictada por la fiscal militar primer teniente Kelien Pérez Leal. Yasser Rivero Boni cometió los delitos de atentado y atentado y el militar primer teniente Alcides Guillar Rodríguez cometió el delito de lesiones. Este último delito es sancionado de dos a cinco años de privación de libertad.

A pesar que el militar Alcides reconoció haber cometido el delito de tentativa de asesinato contra el interno contestatario Rivero Boni, la fiscal lo absolvió alegando que el militar actuó bajo amenaza y coacción. Además por haber mantenido buena conducta  militar con anterioridad a los hechos.

En el caso del acusado Yasser Rivero, le asisten la agravación extraordinaria de la responsabilidad penal por haberse encontrado extinguiendo sanción en el momento de los hechos y por haber sido sancionado con anterioridad por otros delitos, además las indisciplinas cometidas.

Rivero Boni, ha denunciado ante la opinión pública independiente de los Derechos Humanos, las violaciones que se cometen a diario dentro de la cárcel. El suministro de  la alimentación en condiciones putrefacta a los reos, la falta de asistencia médica, los tratos degradantes e inhumanos, la corrupción entre militares y presos paramilitares, la venta de licencia extrapenales, el negocio de los estupefaciente, entre otros delitos que son sancionados en las leyes cubanas, quedando arbitrarios y amparados a lo largo de todos estos años por el MININT.

Los militares caen para arriba. Atentan contra la vida de los presos y son protegidos por militares de igual calaña.

Alcides es uno de los militares que ha atentado constantemente contra la integridad física de los presos, propinándoles severas golpizas, dejándolos a muchos con lesiones graves, luego lo acusan de atentado, desacato, o resistencia.

Los presos son obligados a mentir. Aceleradamente los envían a prisiones fuera de su procedencia,  quedando el militar totalmente impune de los brutales hechos cometidos.
En 20 años de buena conducta de militancia de Alcides continúa con el grado de primer teniente.

Ahora se encuentra trabajando de jefe de brigada en la construcción de edificios para militares llamado El Polo, situado en la barriada de Alamar, del municipio Habana del Este, continuando con la malversación en el negocio de los materiales de la construcción.


La fuente de este delito no se menciona por medida de seguridad, ya que el militar goza amenazando a los presos que están trabajando en el lugar.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes