miércoles, 13 de agosto de 2014

Matrimonio afirma que su bebe falleció por negligencia médica

Dania Virgen García


Reinaldo Llanes Padrón, de30 años,  y Miliaine Hernández González, de 27 años, residentes en calle 40 número 5729 entre 57 y 61, San José de las Lajas, provincia Mayabeque, aseguran que por la escasez de suministros médicos y la tardanza de la ambulancia neonatal, su bebé de días de nacido falleció.

Miliaine Hernández González pasó 30 semanas de gestación. Fue su primer embarazo.

La mañana del 14 de julio, cuando la embarazada sintió las primeras contracciones, su hermana fue en busca de la doctora del médico de la familia para que se presentara en la vivienda para examinar a la paciente, pero nunca apareció.

A las 12 del día, el matrimonió salió en busca de un carro, se dirigieron al Hospital materno, ¨Leopoldito Martínez¨, de San José de las Lajas.

La gestante llegó con dolores de parto. La doctora de guardia tuvo que acostar a la paciente en una camilla en malas condiciones higiénicas, cubierta de papel, en la recepción del hospital, para poder hacer el trabajo de parto.

En ese momento no tenían set de parto ni suministros médicos.

Él bebe  demoró varios minutos encima de la madre porque no tenían con qué seccionar el cordón umbilical. Luego de un rato, apareció un bisturí que fue lo que usaron para el corte del cordón.


Al nacer el niño antes de tiempo, tuvo dificultades pulmonares.

La incubadora se encontraba en un cuarto guardada, y sucia que tuvieron que higienizarla y esterilizarla.

Luego tuvieron que ponerla a la corriente y esperar que  alcanzara los 30 grados de temperatura. Él bebe permaneció más de 20 minutos, introducido en javitas de nylon con un foco.

A la madre le subió la presión arterial, pero en el hospital tampoco había el medicamento en existencia para bajarle la presión. Un enfermero tuvo que dirigirse a la farmacia en una bicicleta y comprar la medicina.

La doctora y los enfermeros solicitaron varias veces que enviaran una ambulancia para el trasladado de la recién parida y el bebé hacia el Hospital Gineco-Obstétrico del municipio  Güines.

La ambulancia demoró cuatro horas.

La vacuna que tenía que ser puesta a la madre antes del parto para evitar que el recién nacido si nacía antes de tiempo  tuviera complicaciones, tampoco pudieron ponérsela antes de las dos horas, porque no la tenían. La vacuna se le puso cuatro horas después en el hospital de Güines.
Esta vacuna se produce en el país pero los médicos evitan  ponérselas a algunas embarazadas con el pretexto de que  es muy cara. 

Él bebe llegó con serias complicaciones al hospital, por lo que tuvo que ser entubado.

De una vacuna que debía ser suministrada, le tuvieron que poner cuatro, lo que le provocó  al bebé dos hemorragias cerebrales y una pulmonar, rebasándolas todas. 

A los días,  los médicos aseguraron que él bebe estaba evolucionando bien.


El pasado 21 de julio, a las 4 y 15 de la tarde, falleció, según los médicos, debido a que nació con  una malformación intestinal.

Los padres solicitaron una pesquisa de la verdadera causa de la muerte. Para conocer los resultados tienen que esperar un mes.

El matrimonio joven pretendía incinerar a su bebé en el crematorio de la provincia, pero no pudo ser porque no había gas. Tampoco pudieron en el crematorio del municipio  Guanabacoa, en la provincia de la Habana, porque no está funcionado.

Afirmaron las fuentes que el Ministro de Salud, un día antes comunicó a la provincia que la visitaría el día 16. El 15 apareció un carro con todos los suministros médicos, y medicamentos hasta para los pacientes ingresados. Llevaban días en ausencias de ellos.


Hace a aproximadamente un mes una paciente falleció, debido a las malas condiciones del hospital y la negligencia de los médicos y enfermeros.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes