miércoles, 13 de agosto de 2014

Desde la prisión de Agüica

Dania Virgen García

Desde la prisión de  régimen especial de Agüica el preso extranjero Hindú Dalvinder Singh Jagpal, dentro del centro de tortura “la polaca”, donde se encuentra junto a delincuentes connotados,  y condenados cadena perpetua, desde hace más de dos años, sin derechos a tener visitas de amigos y visitas conyugales, informó de las torturas, tratos degradantes e inhumanos a que están sometidos los presos desde años en prisión.

El sustituto del oficial Emilio, Mario Mijan Cartaya, alias el chimpancé, y sus subordinados en forma de burla en reiteradas ocasiones les gritan a los presos que ellos dan palos, asesinan, y torturan para que no se olviden de la prisión, y dicen que a ellos no les pasa nada por estar amparados por los jefes del gobierno y Emilio.

Decenas de  presos han perdido sus dentaduras y sufrido fracturas de huesos como consecuencia de las golpizas.

La atención médica es manipulada por Cartaya. La alimentación continúa pésima.

Los presos que reclaman sus derechos son golpeados hasta verlos sangrar y luego son llevados a celdas de castigo, sucias, oscura, con mosquitos, y todo tipo de insectos, salideros de excrementos, y sin derecho a tomar un vaso de agua.

La correspondencia de los presos es violada. Son continuas las amenazas contra su integridad personal.

El preso Ángel Jorrín González,  fue detenido el 31 de diciembre de 1989 cuando tenía 20 años de edad, por comprar una carreta de arroz, que era robado. Fue sancionado a 10 años de prisión, y enviado el 12 de enero de 1990 al centro de tortura de Agüica. Durante 25 años de cárcel ha sido uno más de los que ha tenido que sobrevivir dentro de ella.

El 26 de julio de 1991, en el cubículo donde se encontraba con 12 prisioneros, pusieron un cartel que decía “abajo Fidel, abajo el comunismo”.

En aquel tiempo había un jefe de orden interior llamado Juan Santana León, alias el peleador, por tener fama de torturador. El militar quería usar a Jorrin como testigo para que le dijera los que habían escrito el cartel; al negarse el preso, le propinaron un bofetón, lo golpearon hasta romperle la dentadura del frente. Lo condujeron a una celda de castigo, y luego de tres días lo llevaron a la enfermería. La doctora que lo atendió aquel día se asustó al ver lo deformado que estaba.

Este mismo oficial, el 22 de agosto de 1993, junto a otros militares llamados Andrés y Facundo, asesinaron a golpes a un preso de 18 años de edad, llamado William Sánchez Rodríguez, de Jagüey Grande,  provincia de Matanzas. Al no poder ocultar el horroroso crimen, los tres militares fueron presos. Pero los sancionaron  a cuatro años de privación de libertad solamente.

Emilio Cruz alias Princes, aspiraba, con su técnica de torturas, a convertirse en el jefe de la prisión. Asesinó a un preso tirándolo del tercer piso en el año 1999. Logró su objetivo junto a los militares René Tolón Torres alias el gato negro y Mario Mijan Cartaya alias el Chimpancé. Este último es el actual jefe de la prisión. Fue galardonado  por ser otro asesino más.

Los tres guardias torturaban a los presos hasta dejarlos inconsciente. A los que estaban en huelga de hambre le abrían la boca y le introducían una papa entera hirviendo.  Violan todas las leyes penitenciarias.

Las patadas y puñetazos a los presos están a la orden del día. 

Al preso Yosvani Crociel García, alias San, al que le niegan las llamadas telefónicas, le dan solamente 10 minutos cada 21 días, las visitas cada tres meses, y cada cuatro meses las visitas conyugales. El preso se cosió la boca el pasado 6 de marzo, y se cortó las venas. Los militares continúan provocándolo para que se suicide.

También suspendieron seis meses más de la segunda fase, al preso Maikel López Almaguer, por comunicarse con esta reportera. Su familia reside en la provincia de Holguín y no pueden visitarlo por su mala situación económica. Desde el 26 de julio de 2012, ha sufrido golpizas brutales, y tratos inhumanos, en las celdas de castigo del centro de tortura el Vivac.
Esta celda ha llevado a muchos presos a quitarse la vida.

El 6 de julio de 2012, en el centro de tortura el Vivac, se suicidó un preso apodado el Chaqui.
Ese mismo año, el 1ro de diciembre, falleció el preso Rogelio Abreu Azcuy por falta de atención médica.

El 8 de abril de 2013, el preso de 32 años de edad, José Ángel Herrera Jiménez, quien tenía insuficiencia renal falleció también.

El 22 de diciembre de 2013, amaneció muerto un preso apellidado Padilla.

El pasado 28 de abril Singh Jagpal fue sacado de la celda, llevado una oficina para que firmara un supuesto documento que decía que estaba condenado bajo las leyes cubanas,  que se encontraba en buen estado de salud y físicamente,  para supuestamente ser deportado para la India, y pasar el resto de su condena allí, pero se negó a firmar por ser inocente.

Dalvinder Singh fue sancionado a 30 años de prisión por convicción moral, lleva 12 años, y dos de ellos en régimen de torturas, tratos degradantes e inhumanos, en esta prisión, por filmar los 10 videos de la realidad de la prisión del Combinado del Este.


El preso político Luis Enrique Labrador Díaz también sufre torturas físicas y sicológicas a diario en esta prisión.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes