martes, 27 de mayo de 2014

Presos que no son de confianza

Dania Virgen García

En los campamentos de trabajo forzoso y asentamientos penales les es prohibido a los presos tener divisa (moneda convertible). En el horario de trabajo se les prohíbe entrar a los albergues, hacer llamadas telefónicas y ver la TV. Pero no a todos los presos se les niegan estos beneficios. A los presos de confianza o de solvencia monetaria les  facilitan todo tipo de favores y hasta pueden tener celulares en su poder  para su uso personal.

En el campamento de trabajo forzoso El Cuatro, de San Juan de los Pinos, en la provincia de Pinar del Rio, al preso político David Piloto Barceló,  le han negado todo tipo de beneficio que son estipulados dentro de las leyes de establecimiento penitenciario. No le permiten visitas de amigos, le prohíben la entrada de periódicos antigubernamentales, y le niegan el traslado a un asentamiento en La Habana donde tenga  mejores condiciones de vida. Todo esto le es negado por suministrar informaciones a la prensa independiente.

En este lugar extinguen sanción aproximadamente 400 presos, los cuales en su mayoría no tienen ubicación laboral.

El grupo que se queda en el recinto permanecen en el parque del interior del lugar desde la seis de la mañana hasta las cinco de la tarde, bajo el sol, y sin poder entrar al albergue. No pueden disfrutar del teléfono, ni de la TV en ese horario.

El jefe del campamento penitenciario, nombrado Rogelio, dice ser el dueño del establecimiento, que ahí se hace lo que él quiera, como suspender los pases a los presos que no son de su confianza, y aquellos que no tienen dinero para sobornar.

El preso nombrado Wadi González López, que se encontraba de pase, el día que le tocó entrar, llevaba 8 pesos en moneda convertibles; los guardias le robaron el dinero, lo encerraron en un cuarto esposado por las manos hacia atrás, sentado en una silla, desde la una de la tarde  hasta la cinco de la tarde. Al día siguiente lo sacaron de la brigada donde estaba trabajando.  El día 29 de marzo, a las dos de la tarde, los jefes del campamento le dijeron que el pase próximo lo tenía suspendido y que recogiera sus cosas que iba ser trasladado para otro lugar. Luego se lo llevaron en un carro.

Su esposa, Arianna Rivero dijo por vía telefónica esta reportera el 31 de marzo en la mañana, que no ha tenido comunicación con él, ni sabe dónde se encuentra.

El preso Walfrido Echavarría Caraballo de 42 años de edad, lleva más de 38 días en huelga de hambre, ingresado en la sala de penados del Hospital Nacional de Reclusos (HNR) de la prisión del Combinado del Este. El pasado lunes 24 de marzo fue severamente golpeado por varios guardias para obligarlo a suspender la huelga.

Walfrido Echavarría se encontraba en el campamento Burbuja de Amor, situado al oeste de la capital, trabajando en una obra de albañilería.  El día 13 de enero del presente año, el guardia Gustavo le prohibió realizar una llamada telefónica en el horario de las seis de la tarde. Tuvo una discusión con el guardia y este lo acusó por el supuesto delito de atentado. 

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes