domingo, 20 de abril de 2014

Visado directo al infierno en el Hospital Morón

Valentino Balart

Mientras los supuestos gobiernos locales, en plena maquinación y contubernio, con los órganos represivos o paramilitares creados específicamente para amedrentar y sofocar cualquier intento de indignación, por parte de la población sumisa al extremo, y aún más resignada, aun cuando estos gorilas fingidos cuidadores del orden del hospital de morón,  que hoy lucen uniformados, para mantener apariencias, ya que están autorizados, a ir mucho más del extremo permisible y tolerable, como se denunció en noticias anteriores, que su verdadera función allí, es principalmente contra los periodistas independientes de esta ciudad y todo aquel que no simpatice con su anhelada y apetecida dictadura de los hermanos castros, servilmente defendida por estos sicarios.

Pero aquí los extremos todos son permisibles, y más que eso, como sucede en las salas de Cólera, de dicho antro hospitalario, donde escasea y por días no hay cloro, como ahora en estos momentos, para desinfectar los baños y servicios sanitarios, contagiados y contaminados por estos aquejados del cólera.

Estando esto estipulado como norma fundamental, para tratar de evitar más contagio interno y externo por parte de los plagados con esta enfermedad, medidas estas que son decretadas por salud nacional e instituidas aquí por higiene y epidemiología, que son un parte del guiñol de ese sanatorio.

Ellos solo pregonan lo que le señalan que digan y hagan, las leyes y resoluciones, son como acordeones, que se estiran y se cierran y otras veces se atascan, según la canción del momento, que sus letras principales son, la escasez, el no hay de nada, y la culpa la tiene el bloqueo. ¡Pero no el americano! sino, el bloqueo de los mismos comunistas de esta isla esclava, que esa es su peor enfermedad, la ceguera fanática, fogosa y acalorada, del que no quiere ver la realidad de 55 años de demagogia marxista; y en esta ocasión orquestada por el partido comunista de morón, el poder popular, salud municipal y los que no pueden faltar a ese maravilloso espectáculo, la tenebrosa seguridad del estado, estos que son los que dan el visto bueno, por no decir el visto virulento endemoniado.

Pero para que el ensarte de desgracias, siga proliferando, como el cólera y el dengue, aquí en morón y los demás municipios, ya que así se pronosticó, desde el año pasado, sabiendo que siempre que 2 x 2 será 4, si la matemática no falla, y esta involución socialista, esta chapaleteado de lo lindo, en su estercolero hace varios años, por eso, lo bueno no es predecible, pero lo malo sí.

Ahora bien para reafirmar lo que les digo, hoy y por varios días más, no hay ni habrá, yeso en este chiquero hospitalario, de ningún tipo, así que los sufridos cubanitos, venidos de municipios lejanos y los pacientes locales, que intentaron hoy ser atendidos en el departamento de ortopedia, tuvieron que seguir unos con sus dolores de fracturas, y los más afortunados aquellos que pretendían cambiarse los yesos, seguir con el que tenían ya sucios y cuarteados por la mala calidad de los mismos, en espera de un aviso, para cuando se encuentre el desaparecido yeso de factura en su mayoría nacional ¡¿Increíble, verdad!? Y de esta forma ver cuando se realiza el pregonado milagro castrista, de la apócrifa potencia médica y empiecen a aparecer como por arte de magia totalitaria y tiránica, todo lo que hoy está muy desaparecido.

Aquí según explican los más mezclados con ese desparpajo de recinto hospitalario, el colmo de los colmos, está ahora mismo en todas las salas del hospital, que le están dando entre 2 jeringuillas y cuando la cosa esta muy buena 8 o 10 jeringas, que esto sí que es una jeringa o jodedera a lo cubano, para esos enfermeros y médicos, obstinados de tanta falta de respeto con la población y con ellos mismos, como pretendidos trabajadores de la ¡¿salud!? Para inyectar a un promedio de 25 o 30 pacientes de estas salas, con las mismas jeringuillas, por no haber más.

¿Habrá infecciones cruzadas aquí? ¿Se contagiaran los más sanos con hepatitis de todo tipo, VIH, etc.? Creo que en estos momentos, ni en una guerra, se ve tanta miseria e indigencia como la que se ve hoy aquí en esta guerra de todo el pueblo cubano, como sentencio en una ocasión el señor castro, cuando aún aullaba sus consignas. 

Pero esta guerra de todo ese pueblo, se la deben al máximo líder y sus máximas ideas del socialismo, la soñada utopía o más bien esa alucinación traída desde la Sierra Maestra por estos tirano saurios del caribe, que nada les sirve ver todos estos desastres que sufren hoy los habitantes de esta isla cautiva y tiranizada, comprobados a las claras por todos los ciudadanos de esta nación, palpados por este pueblo en sus propias y desdichadas vidas, durante medio siglo de promesas no cumplidas y viendo cada día más el hundimiento de esta sociedad y el país en general, por los caprichos de unos cuantos prósperos y afortunados doblemente, que son estos señores, los cabecillas del retroceso socialista.


 Y ahora quien me dice que esta involución marxista, lenista, castrista, va a salir de ese cráter que ya no es el antiguo bache. ¡No hay peor ciego que aquel que no quiera ver! así afirma el viejo refrán, pero a estos invidentes ya les llegara la hora de visitar este antro hospitalario, y allí obtendrán también, como el resto de la población de la ciudad de Morón y los municipios aledaños, sus propios visados directos al infierno.

alejandro60@nauta.cu       

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes