jueves, 6 de febrero de 2014

Reo le niegan la libertad por licencia extrapenal

Dania Virgen García

El preso Fernando Morejón Camejo, de 48 años de edad, quien se encuentra recluido en el centro de trabajo forzoso correccional con internamiento (CETEM), de La Lima, situado en el municipio Guanabacoa, en llamada telefónica dijo a esta reportera que le  negada la  licencia extrapenal.

El 31 de enero de 2013, Morejón se encontraba trabajando en la construcción del edificio cuatro para las viviendas de los militares del MININT, en el reparto Los Judíos, en Guanabacoa,  cuando a las 3 de la tarde  se cayó, resultando inmóvil en una de sus piernas. Fue socorrido en el policlínico Andrés Ortiz, donde permaneció desde la hora mencionada hasta las 8 y 45 de la noche, luego de insistir los médicos por más de tres veces a la ambulancia el CIUM.

De allí lo trasladaron hacia el Hospital Clínico Quirúrgico Miguel Enríquez, más conocido por la Benéfica, situado en el municipio Diez de Octubre. El médico que se encontraba de guardia al ver en la situación que estaba, de inmediato le comenzó a realizar todos los análisis para una operación de urgencia.

Alrededor de las 11 de la noche, el cirujano de guardia llamado Samuel, le dijo que no era necesario  realizar la operación, ordenando a los técnicos que le inmovilizaran el pie.

A los 15 días tenía una consulta, con el cirujano, pero este no  pudo atenderlo porque era el cumpleaños de su hijo, manifestándole que su consulta tenía que ser en el Hospital Nacional de Reclusos, HNR, del Combinado del Este.
Fernando Morejón no fue atendido hasta después de dos días cuando lo condujeron al HNR. Allí le quitaron al fedula y le colocaron un yeso. Con el yeso permaneció  alrededor de dos meses.

El pie le quedó jorobado, provocándole una afectación en la tibia, que le ocasionó una parálisis en el nervio ciático.
Tuvo que comenzar a tratarse en el Hospital La Dependiente, situado en el municipio  Diez de Octubre. El médico cirujano de ortopedia del HNR, no sabía cómo realizar un trasplante de nervio. En el hospital de La Dependiente tampoco se pudo hacer la operación porque el cirujano que debía operarlo se enfermó de la vista.

Por amistades resolvió con un  cirujano de ortopedia del Hospital Frank País, que le dijo que podía operarlo allí pero que servicios médicos de prisiones tenía que pedirle el favor al director Alvares Cambra, para que lo autorizara. Y no fue autorizado por ser un preso.

Comenzó atenderse en el policlínico Andrés Ortiz, por consulta de fisioterapias. A los 8 meses del tratamiento, empezó a mover el pie un poco, quedándole jorobado y con los huesos botados hacía afuera alrededor de un centímetro.

En la semana del 13 al 17 de enero, la jefa de servicios médicos del CETEM fue al policlínico para que la directora Raíza le dieran alta médica al preso. Entre la directora, la ortopédica y la fisiatra, en una consulta médica que le hicieron, le dieron el alta médica.

En diciembre de 2013, fue presentado para una libertad por licencia extrapenal, la que nunca recibió respuesta quedándose archivada la solicitud en la Dirección de Cárceles y Prisiones, que debía  presentarlo a servicios médicos y el jefe de esta institución lo presentaría en el tribunal.

Fernando Morejón Camejo reclamó con el anterior jefe del CETEM, Cabral, y con la actual jefa, Flor. Esta última fue quien dio la orden de que le dieran el alta médica.

Raíza, la directora del policlínico, cumplió misión internacionalista en Venezuela, y es la esposa y  la madre de los hijos de quien fuera el sub delegado de la Agricultura del municipio, quien está cumpliendo una sanción de 10 años de privación de libertad, por el delito de malversación.


dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes