domingo, 22 de diciembre de 2013

Fallece reo por negación de asistencia médica

Dania Virgen García

Blanca Bernardina Martínez Lastre, residente en la Calle Sierra Maestra número 66 entre Rafael Peraza y 5ta, reparto Luz Urtiola, Holguín,   madre de Johnny Yoel Rodríguez Martínez, de 28 años de edad, quien cumplía una sanción de robo con fuerza, en la prisión provincial de Holguín, responsabiliza a la jefatura del penal por la muerte de su hijo.

Según Blanca Bernardina, su hijo se inyectó agua de tabaco y se tragó dos clavos en protesta, días antes de la visita que tuvo el día 9 de noviembre.  Nunca le prestaron ningún tipo de atención médica.

El día de la visita familiar, ya Yoel Rodríguez presentaba fiebre. El día 10 de noviembre, varios reos llamaron a  Blanca  para comunicarle que su hijo estaba muy mal.

Blanca Bernardina se dirigió a la prisión, y se entrevistó con el carcelero Leal, segundo jefe de unidad, quien anteriormente fue expulsado de la prisión conocida como los Naranjo, por robarse todo el pollo de los presos. A raíz del robo, el castigo fue trasladarlo de prisión y ascenderlo a capitán.   

Este carcelero le manifestó que no se preocupara que en la prisión había presos más graves que él.

El 17 de noviembre,  falleció el padre de Blanca, Cuando llamó a la prisión para que le dieran un conduce a su hijo para que pudiera estar  un par de horas en el velorio de su abuelo, la oficial Viera le dijo que su hijo estaba en el Hospital Provincial, muy grave.

Al llegar al hospital Blanca Bernardina, se encontró que su hijo  pujaba, y tenía los ojos amarillos. Los médicos le comunicaron que la operación había sido un éxito pero que no se contaba con él, porque tenía una infección muy grande. 

La infección le provocó  un infarto cerebral en el salón de operaciones.

El recluso falleció el 20 de noviembre, dejando desamparados  tres hijos de 10, 8, y 5 años.  Su esposa actual de 19 años de edad, tiene un embarazo de gemelos, con fecha de parto en el mes de enero del próximo año.

También dijo Blanca que el preso Ariel Pérez Ávila, quien asistió a su hijo cuando estaba muy mal, se encuentra en una celda de castigo, con gusanos en los pies debido a heridas infectadas, y en condiciones infrahumanas. Los carceleros  no le dan asistencia médica, porque no quieren que declare en contra de los responsables, ya que quieren implicar a dos médicos.

En dicha prisión el jueves 29 de agosto, a las 11 y 30 de la mañana, fue asesinado en un ajuste de cuenta, Luis Enrique Mena Tamayo.


dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes