lunes, 9 de septiembre de 2013

Funcionarios de Educación tronchan carrera de joven estudiante

Dania Virgen García

Niurka Masó Fonseca,  licenciada en Educación Especial,  residente en Calle A número 402, entre Luz y Bellavista,  Lawton, municipio 10 de Octubre, se queja de que su hijo Luis Antonio Cabrales Masó es maltratado, humillado, y acosado por  la Dirección municipal de Educación.

Refirió Niurka Masó a esta reportera que a su hijo, de 18 años de edad,  la Directora municipal de Educación, Barbará Hagón, y Ángel Artillero, Director del Instituto Politécnico de Informática, (IPI) “Raúl Cepero Bonilla” se niegan a dejarle continuar sus estudios. 

Según la fuente Luis Antonio, padece  desde niño de arritmia cerebral paroxística asociada a una epilepsia que afecta su conducta, personalidad y emociones, lo que de cierta forma le impide asimilar y actuar ante hechos determinados con la misma coherencia e inteligencia de una persona normal. Es atendido por especialistas desde los 5 años de edad.

A pesar de todo lo antes expuesto, su coeficiente de inteligencia no se ha afectado.  Tiene buenas calificaciones en los estudios. 

El joven ha sido sometido a acusaciones falsas y a  juicios orales, donde se ha demostrado su inocencia por testigos, pero antes ha tenido que pasar por torturas sicológicas, y físicas por parte de agentes del orden publico de su municipio y funcionarios de Educación.

Luis Antonio Cabrales ha tenido tres intentos de suicidio.

En el 2012 tuvo una descompensación casi total de su sistema nervioso, lo que lo llevó a perder el control del  esfínter. Tuvo indicada una licencia médica por el especialista con nuevo tratamiento de psicofármaco, por lo que perdió el 2do año de la carrera de informática.

Los funcionarios de Educación  no tuvieron compasión y  tres meses antes de culminar el curso lo trasladaron para el IPI “Fernando Aguado Rico”, en Centro Habana, sin las evaluaciones obtenidas en la anterior escuela, por lo que no tuvo derecho a exámenes, desaprobó el curso y tuvo que repetir el 2do año en el IPI “Osvaldo Herrera”, en Boyeros, para donde fue trasladado. Ahí fue donde perdió el curso por la descompensación mencionada en el párrafo anterior.

Por los motivos expuestos, Niurka Masó, quien es hija de Antonio Luis Masó, ex combatiente de la revolución, ha reclamado la reincorporación de su hijo a los estudios y que le realicen los exámenes del 2do año de la carrera. Se ha dirigido al Consejo de Estado, la Asamblea Nacional, el Ministerio de Educación, Educación Provincial y Municipal, el PCC provincial y Atención a Ciudadanía del MININT, sin que se le dé respuesta.


dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes