jueves, 15 de agosto de 2013

De la Prisión Las Mangas (continuación)

Dania Virgen García

El preso Ángel Yunier Remón Arzuaga, coordinador de la UNPACU,  quien fue víctima de la epidemia del cólera, Dijo que el pasado 31 de julio al preso Alexander Otero Rodríguez de 37 años de edad, le dio una parálisis facial en el lado derecho, sin que le hayan dado ningún tipo de asistencia médica hasta el momento.

Además de la parálisis, el reo presenta una ulcera duodenal y una lesión en el brazo izquierdo que requiere de atención quirúrgica, debido a que hace un tiempo se cayó. El enfermo está en un cubículo aislado.

También testificó la muerte del recluso con trastornos mentales críticos  Rogelio Davio por ahorcamiento. El pasado 27 de julio este recluso fue  golpeado por decenas de carceleros. Se encontraba en una celda de aislamiento porque  los médicos de la prisión  sospechaban que tenía  SIDA.

Algunos presos le contaron a la fuente que la víctima tenía el pie derecho enyesado y veía alucinaciones, y decía que le iban a quitar la vida.

El día antes mencionado Rogelio se amarró en la reja de la celda. El carcelero, el primer Tte. Andrés,  le ordenó a que se desamarrara y el preso se negó. Entonces, el Tte. convocó a varios carceleros, el capitán Héctor, el superior de guardia el capitán Osmel, el Tte. Yanier, los sub oficiales Matos, Cheston, René, Tte. Pavel, el médico de guardia, la enfermera Yanisleidi, entre otros, quienes le propinaron una golpiza que fue presenciada por el segundo jefe de la prisión, el mayor Javier Torres Bermúdez y por el director del hospital. Le lanzaron varias veces gas lacrimógeno, por lo que tuvieron que sacar a todos los pacientes ingresados en el hospital. La golpiza que fue vista por los presos Ifraím Corrales Moreno, Osmani Sánchez Céspedes, y la fuente.

Al otro día el enfermo amaneció con la cabeza partida, laceraciones y hematomas en el rostro y todo el cuerpo.
A las dos de la madrugada del 29 de julio, Ángel Yunier se dirigió a la celda donde se encontraba el enfermo, distinguió al preso en la parte de atrás de la celda, sentado en el piso en condiciones depauperadas, en total oscuridad, por lo que no pudo diferenciar si ya estaba ahorcado.

En la mañana un preso  lo encontró muerto.


dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes