domingo, 7 de julio de 2013

En grave estado presos que se inyectaron petróleo

Dania Virgen García

En el Combinado del Este, en la Habana, se inyectaron petróleo en las piernas los reos  Adelino Prieto González, y su primo Rolando González González. Al primero tuvieron que  amputarle las dos piernas y al segundo, un dedo. Fueron operados en el Hospital Nacional de Reclusos. Ambos se encuentran graves,  informó el preso político Elías Pérez Bocourt.

Dos casos de la enfermería de Cerámica Roja

Se encuentra ingresado en la enfermería de la prisión Cerámica Rojas,  en Camagüey, el preso Geranio López Carrillo, de 41 años de edad, quien se encontraba ingresado en la sala A  de la prisión  por Kilo 8.

López Carrillo  asegura ser inocente  del delito de hurto y falsificación de sellos timbrados por el que fue sancionado a seis años de privación de libertad.

Su odisea comenzó en agosto del pasado año. En el momento de la detención, fue amenazado de muerte  por dos policías llamados Jorge López Osorio y Yunier Montes, de la unidad policial de Manhattan, en la misma provincia, autorizados por el segundo jefe de la unidad, Michel. De ahí fue enviado a prisión.

Asegura que fue torturado física y sicológicamente en tres ocasiones.

Se declaró en huelga de hambre para protestar por la sanción impuesta. Estuvo en celdas de castigo, donde los carceleros lo  desnudaron, lo apalearon y lo tuvieron amarrado  más de 24 horas a la reja de la celda.

Hace una semana el preso fue trasladado para la enfermería de la prisión Cerámica Rojas.  Expulsa  la sangre constantemente sin que las autoridades y los médicos tomen medidas de urgencia.

También en la prisión Cerámica Roja se encuentra el preso Erik García Rodríguez, que fue operado de un quiste en los testículos. La herida fue suturada con 10 puntos. El antibiótico que le estaban suministrando en vena, se lo retiraron antes de terminar el tratamiento completo y la herida se le infestó.

El pasado 27 de junio fue trasladado García, de la sala A, situada en la prisión la 26, para la prisión de Cerámica Roja. Los carceleros lo esposaron de manos y pies y  lo obligaron a subirse a un camión sin poderse aguantar. Debido al esfuerzo que realizó, la herida se le abrió completamente.


dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes