lunes, 24 de junio de 2013

Sin derecho a reintegrarse a la sociedad

Dania Virgen García

Muchos ex-reclusos y ex-reclusas  salen de la cárcel, después de estar meses y hasta más de un año en  prisión, sin  petición fiscal y sin juicio: son  puestos en libertad por un cambio de medida hasta el día del juicio.

Con esta violación de la Ley de Procedimiento Penal,  quedan marcados sicológicamente para toda su vida después de haber sufridos los tratos degradantes e inhumanos  en los centros penitenciarios.

Son incontables los que luego que les conceden el cambio de medida y salen de la cárcel, al tiempo son sometidos a  juicio. La sanción de privación de libertad, a veces es el tiempo que permanecieron en prisión. El tribunal considera que han extinguido la sanción antes de ser juzgados. Perfecto. Pero, qué pasaría si en el juicio lo declaran inocente, algo que es frecuente por el mal trabajo que realizan los instructores de la policía y la fiscalía. No son indemnizados, tampoco el presidente de la sala del tribunal, ni los antes mencionados son capaces de dar explicaciones por sus errores: simplemente los tratan como antisociales. 

Están también los que cumplen sanciones siendo inocentes. Los inculpados reclaman durante años antes  las instituciones del gobierno y estas para encubrir el error de los funcionarios, los abandonan  a su suerte.

Cuando los presos van en busca de empleo al Ministerio del Trabajo y presentan su carta de libertad, lo primero que le dicen es que no hay trabajo. Pero no se desaniman, y continúan en su búsqueda. Esta el que se dirige al centro de trabajo y el jefe de personal o el administrador revisa su currículo y le dice que no puede trabajar allí porque estuvo recluido.

Hay quien tiene la suerte de tropezarse con un amigo o amiga que ocupa un cargo importante o que es dirigente, y lo ayudan. 

Su amigo o amiga sabe por la situación que está pasando su amigo(a) por haber estado preso, le resuelve un empleo en su trabajo y comienza a hacer los trámites. Ahí está el otro problema, el jefe del gerente o director de la empresa le dice autoritariamente  a su subordinado que esta persona no puede trabajar porque estuvo presa, es un antisocial y no es idóneo para ocupar el cargo.

Y  comienza la otra historia. En muchos casos, los ex reclusos  tienen familia que mantener, que han pasado por grandes penurias, y no saben cómo van a sobrevivir. No consiguen trabajo. Los antecedentes penales los persiguen. Dondequiera que llegan chocan con el rechazo. Lo peor de todo es que temen que la miseria económica los lleve a delinquir y vuelvan a la cárcel.

Las autoridades, y funcionarios de los tribunales y órganos, no les permiten que se reintegren a la sociedad.
Numerosos ex-presos enfrentan esta situación. Los agentes del orden público los detienen constantemente, los jefes de sectores los citan por cualquier motivo. Y los fiscales los juzgan sin investigar,  no les importan las consecuencias del futuro.

¿Acaso con la sanción de privación de libertad no pagaron la deuda incurrida o la que le hicieron pagar por errores? ¿Tendrán que arrastrar por siempre la culpa para toda su vida? Entonces, ¿de qué rehabilitación hablan? ¿De qué humanismo y reinserción a la sociedad?


dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes