martes, 28 de mayo de 2013

Propagación de enfermedades venéreas en prisiones


Dania Virgen García

El interno Yasser Rivero Boni informó desde la prisión provincial de Ariza, Cienfuegos, que la sobrina del segundo jefe de la prisión, el carcelero 1er Tte. Ulises Laviña, quien está contagiada con VIH-SIDA, mantiene relaciones sexuales con un preso no contagiado.

El preso Yosvani Genora Collado mantiene relaciones con la enfermera Dismay Laviña, quien es la sobrina del 1er Tte. antes mencionado. Este carcelero es sobornado por el preso para mantener pabellones conyugales con su sobrina.

Esta enfermera se encuentra contagiada desde hace varios años. Adquirió la enfermedad por su propia voluntad al sostener relaciones sexuales con un enfermo del cual se enamoró.  No se protegió para ser contagiada.

Ahora con la influencia de su tío, mantiene relaciones sexuales con un preso que supuestamente no está contagiado por ella.

En las prisiones cubanas está terminantemente prohibido que personas enfermas de VIH-SIDA, mantengan relaciones sexuales con reos no contagiados, aunque estén legalmente casados. Medidas que se toman para evitar el contagio y propagación de la enfermedad dentro de la prisión, por las prácticas sexuales entre presos y hasta con militares, que son muy frecuentes e incontrolables.

Las prisiones de cuba son inmunes El contagio de enfermedades de trasmisiones sexual es agravado por la homofobia de algunos carceleros y la falta de interés de los médicos. Son frecuentes los brotes de sífilis, gonorreas, y condiloma, a veces en destacamentos casi enteros.  La mayoría de los afectados son aislados en celdas de castigos, donde reciben los maltratos inhumanos de los carceleros que son los principales provocadores del contagio de las enfermedades de trasmisiones sexuales, como el 1er Tte. Ulises Laviña.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes