lunes, 13 de mayo de 2013

Desde la prisión de régimen especial Agüica


Dania Virgen García

Foto: Dalvinder Singh Jagpal

En carta enviada por el hindú Dalvinder Singh Jagpal, desde la prisión de régimen especial, Agüica, en la provincia de Matanzas, se refirió a los abusos y torturas que se cometen en dicha prisión.

Desde la celda de castigo llamada la Polaca, en donde se encuentra la fuente, en total aislamiento, refirió que las torturas, golpizas, abusos y toda clase de humillaciones contra los prisioneros, están a la orden del día en Agüica.

El martes 15 de enero, los carceleros le propinaron una golpiza a un preso conocido por Acutí, en el centro de torturas el vivac. Le partieron la cabeza, y lo patearon por todas partes. La víctima  es de avanzada edad, y lleva más de 10 años en la prisión. La golpiza fue dada por el segundo jefe de orden interior más conocido por Arguelles, y un carcelero conocido por Yoel. Este último tiene un metro y medio de altura, y siempre participa en todas las palizas, porque según expresa Singh Jagpal, “está buscando un cargo más alto del que tiene, es del único modo en que se convierten en un ejemplo de revolucionario”.

También refirió que los presos sufren de enfermedades crónicas las cuales son engendradas en la cárcel, por las condiciones de vida inhumanas.

Asegura que al preso Francisco Santiago Engroba Rodríguez,  se encuentra al lado de su celda, le suministran más de 15 pastillas de fármacos diferentes diariamente.  Fue torturado salvajemente, y le partieron la cabeza, lo que le provocó trastornos mentales. El reo,  quien debe estar en un hospital siquiátrico, se encuentra en una celda de castigo, donde le suministran sobre dosis de fármacos para mantenerlo durmiendo.

Dalvinder refiere el caso del  ciudadano ucraniano, Mikhaylo Hromon, nacido en Rusia, en la ciudad de Kurchator: Entró a Cuba como turista el 19 de junio de 2012,  y el 20 de julio del mismo año, en La Habana le vendieron un apartamento por  42 000 CUC. Después de los 10 días de entrega del departamento, la policía política lo visitó y lo acusaron de que tenía un arma de fuego calibre 45.  Le confiscaron el apartamento y 12 mil CUC, moneda convertible, y ahora está enfrentando juicio por tráfico ilegal de drogas, porque alegan las autoridades que su orina tenía  cocaína. El ciudadano Ucraniano, está en la celda de castigo la polaca numero 14, en régimen especial, aislado, y sin comunicación con sus familiares.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes