lunes, 1 de abril de 2013

Reos asfixiados


Dania Virgen García

Los presos, cuando llevan años de encierro, se sienten asfixiados de tantas torturas,  actos degradantes e inhumanos, y las innumerables calamidades que sufren a diario. Muchos de ellos llegan a enfermarse de los nervios y hasta a atentar  contra sus vidas.

En la prisión de régimen severo la 26, más conocida por Kilo 8, situada en la provincia de Camagüey, el pasado lunes 18 de marzo  intentó ahorcarse el recluso Maikel Pastor Leiva, de 31 años de edad, natural de Holguín, quien presenta trastornos mentales, y toma sicofármacos.

Según refieren Roberto Muchili y varios  presos, se encontraban durmiendo en la celda, a las 12 de la noche cuando un carcelero, que se hace llamar “Tropas Especiales”, comenzó a darle patadas a la reja de la tapiada. Pastor Leiva se puso muy nervioso, discutió con el carcelero, y unos minutos después se ahorcó.

El reo se encuentra grave en el Hospital “Amalia Simoni”.  A Pastor Leiva desde hace dos años le corresponde la libertad.

El pasado día 19, en esa misma prisión, se ahorco el recluso Luis de la Rosa, de 36 años de edad, natural de Camagüey, quien se encontraba en el destacamento 4, cubículo 19. Fue hallado muerto a las 3 y 45 de la mañana, pero no fue sacado del destacamento hasta las 4 de la tarde, según informó el reo cubano- americano Noel López González.

En la prisión de Ariza, provincia Cienfuegos, el interno Yasser Rivero Boni refiere que Yosvani Casal Cabrera, de 31 años de edad, ha amenazado con suicidarse en varias ocasiones.

Casal Cabrera ingresó en la prisión el 10 de septiembre de 1998. Por el robo de unas llantas fue  sancionado a 10 años de privación de libertad.

Ha sido víctima de severas golpizas. El 16 de diciembre de 2005, el carcelero Daniel Tomás le fracturó el cráneo cuando lo lanzó contra la pared en una celda de castigo.

En  2006 fue trasladado para la prisión provincial de Granma para evitar que su familia acusara al carcelero.

De regreso a la prisión se fugó, por lo que fue sancionado a un año y seis meses. Posteriormente fue vuelto a sancionar cuando le ocuparon pastillas de carmabamazepina. Le agregaron  otro año y seis meses a su condena.

En octubre de 2012, le hicieron una conjunta de 12 años de privación de libertad, a cumplir desde cero a partir de ese momento. 

Según Yasser,  Yosvani Casal le cuenta que cuando entró a la prisión,  en las celdas de castigo o en los destacamentos, tanto los carceleros como los presos podían quitarle la vida violentamente a cualquier preso menor si se negaba a dejarse  violar.

Como era menor y primario para sobrevivir entre presos mayores de mente perversa, aprendió a buscar consuelo en los vicios de la droga, las pastillas, en los juegos de azar.  Actualmente es un adicto.

Se ha autoagredido varias veces. La más reciente fue  tragarse un cabo de cuchara en protesta porque el segundo jefe de la prisión le quitó una visita familiar.

Casal Cabrera ha advertido que como sabe que le quedan años en prisión, intentará contra su vida varias veces más sino le dan una licencia extrapenal.

Otro  preso que ha puesto su vida en peligro en varias ocasiones es Rafael Franco Rodríguez, de 41 años de edad.

Se encontraba recluido en la prisión provincial Las Mangas, en Bayamo, Granma. Llevaba 24 años recluido cuando le fue concedida la licencia extrapenal definitiva, el pasado 14 de marzo en la noche, después de una huelga de hambre de 70 días, que había iniciado el  29 de diciembre de 2012.

El miércoles 15 de marzo, ya estando en su casa, comenzó a tener fuertes dolores en el vientre. El día 16 tuvo que ser ingresado de urgencia en el Hospital Provincial “Carlos Manuel de Céspedes”. De inmediato lo tuvieron que remitir al salón de operaciones, debido a que tenía una obstrucción intestinal producto de la huelga de hambre. La operación fue muy complicada y requirió una sutura de 22 puntos. Continúa en el hospital, en la sala 1 A, cama 4. Este reo se ha auto agredido 9 veces y en varias ocasiones, producto de estas autoagresiones, ha tenido que ser  intervenido quirúrgicamente.

En Kilo 7, en la provincia de Camagüey, el reo Ángel García Rivero, informó que el pasado 15 de marzo, a las 11 y 30 de la noche, el reo Reinier Serrano Martín de 30 años de edad,  fue esposado y golpeado por el sub jefe de pelotón Daniel Primelles Escala, en unión de los carceleros Pedroso y Portuondo. Este último  le propinó con una esposa un golpe  en el rostro, ocasionándole lesiones y una herida de 5 puntos, además de una lesión en la cadera que se produjo al caer al piso, donde Escala continuó golpeándolo con la tonfa.

Cuando los tres carceleros  se agotaron de golpearlo, cogieron al preso y lo arrastraron escalera abajo, hasta el puesto médico.  Posteriormente lo condujeron a la celda de castigo, donde fue esposado a la cama de hierro. Así lo tuvieron, en pésimas condiciones, hasta el día 17.

Desde la prisión provincial El Típico, en la provincia de Las Tunas, informó Liusban John Utra, que a Raudel Escalona Sosa, de 22 años de edad, quien lleva dos años en prisión con una sanción de 12 años de privación de libertad, por el delito de hurto y sacrifico de ganado mayor, lo tienen en el pasillo 5, con presos de régimen severo con sanciones de más de 40 años de privación de libertad. Es probable que en algún momento atente contra su vida.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes