martes, 16 de abril de 2013

Protestas en varias prisiones del país

Dania Virgen García


Contundentes  protestas han tenido lugar en varias prisiones del país, debido a las mentiras de  la prensa oficial sobre la prisión del Combinado del Este, en La Habana, y especialmente lo divulgado en el periódico Granma  por la periodista Dalia González Delgado.

En la mañana del día 10 de abril, reclusos de distintas prisiones, como Agüica, Quivican, Guanajay, Las Mangas, Las Tunas, prisión de enfermos del VIH-SIDA de san José de las lajas,, Boniato, Mar Verde, Kilo 8, El Pre de Villa Clara, Morón, Ariza, Combinado del Sur, Combinado de Guantánamo, Holguín, y la 1580, entre otras, además de los internos de varios campamentos,  se manifestaron por vía telefónica, desmintiendo lo expuesto en el periódico Granma y en el Noticiero de la TV.

En la prisión del Combinado del Este, decenas de presos se quejaron de lo publicado por la periodista. Según los reos, esta filmación fue realizada en los primeros días de abril, poco después de que se cumpliera un año de los diez videos filmados clandestinamente que mostraron la verdadera situación en esa cárcel.

Desde hace un año y un mes se encuentra  preso el hindú Dalvinder Singh Jagpal en una celda de castigo de régimen especial llamada La Polaca, en la prisión de régimen especial Agüica, Matanzas, por filmar 10 videos clandestino que muestran las infrahumanas condiciones de vida en que viven los presos del Combinado del Este.

Los periodistas visitaron un área del Hospital Nacional de Reclusos (HNR) y el edificio tres, donde se halla el destacamento de los Cuellos Blancos  (los condenados por casos de corrupción) que fueron los profesores que salieron por la televisión  dando  clases a los presos paramilitares.

Los presos informaron que cuando estaban filmando, varias decenas de presos gritaron vivan los derechos humanos, abajo los Castro, abajo el hambre, abajo la corrupción de los carceleros del MININT, y otras consignas en contra del régimen.

También dijeron que al terminar la  filmación, a los periodistas les regalaron objetos artesanales hechos por los mismos presos.

En horas de la madrugada del mismo 10 de abril, en la prisión de régimen severo  Kilo 7, en la provincia de Camagüey, según informó el preso y colaborador de esta reportera, Jorge Alberto Liriano Linares,  más de 400 reclusos protestaron, coreando  consignas antigubernamentales y exigiendo respeto por los derechos humanos. Los presos de dicha cárcel se quejan de la falta de humanidad  del jefe de la prisión, el teniente coronel Feliberto Hernández.

En Cuba existen más de 200 cárceles de régimen severo y régimen especial, sin contar los campamentos de trabajo forzoso, los llamados CETEM.

Según datos oficiales, la población penal es de 150 000 reclusos, pero activistas de derechos humanos y otras fuentes independientes aseguran que son alrededor de 170 000.

Centenares de presos realizan llamadas a diario a esta reportera, informando los maltratos físicos a ellos y a sus familiares por los carceleros, la corrupción de los guardias del MININT y las autoridades judiciales, las lesiones producto de las golpizas, la falta de asistencia médica, las torturas, los actos degradantes e inhumanos, las pérdidas de vidas humanas en circunstancias extrañas, las huelgas de hambre, los suicidios, las autoagresiones, la hambruna, los abusos de poder, y la falta de conciencia por la Dirección de Cárceles y Prisiones.

Son tantos los tipos de torturas que he escuchado a los presos que no las recuerdo todas  en este instante.

Esa es la realidad en las cárceles de toda Cuba.

¿Por qué  mintió la periodista Dalia González? 

Familiares de centenares de reclusos y ex reclusos están dispuestos a decir la verdad  y que filmen y  graben sus testimonios.

¿Con cuáles presos pudieron conversar con los periodistas? ¿Los paramilitares que trabajan para los  carceleros, así como también para el jefe de la prisión el teniente coronel Roelis Osorio, o los cuellos blancos,  a los que les ofrecieron a cambio de sus mentiras, pabellones,  visitas familiares, pases de 24 horas, así como la aprobación de los beneficios penitenciarios?

En las actividades laborales  que  según el jefe de la prisión realiza el 27% de la población penal, que recuerde que solo participa el 3% de  los más de 5 mil presos que extinguen sanciones, que no les pagan salario alguno, que les hacen firmar un documento cada seis meses donde declaran que son trabajadores voluntarios. El preso, con tal de trabajar y no estar encerrado las 24 horas en las celdas, firma.

Los carceleros toman represalias en contra de los que se niegan a trabajar.

Sobre la reeducación y reinserción social que el reo llamado Nelson menciona, debo aclarar que él es uno de los presos que trabajan en las afueras de la prisión, en una empresa que se dedica a desarmar  carros decomisados. Los presos que trabajan allí hacen negocios con los oficiales del MININT. Son sobornados con los estímulos penitenciarios, y no falta el porciento monetario.

Sobre las clases a los presos, son totalmente ficticias. Los supuestos maestros, a la hora de las pruebas, les facilitan las respuestas a los estudiantes. Cuando salen de libertad, con sus diplomas, no saben ni donde están parados.

Que recuerde Osorio que los reclusos pendientes de juicios esperan hasta dos años y más para que sean presentados en un tribunal.

¿Por qué engañar a la prensa internacional? 

Centenares de reos sufren las violaciones en los procedimientos de las investigaciones de los instructores policiales. Muchos presos cumplen sanciones injustas.  Luego de ser presentados en los tribunales, las sanciones son extremadamente arbitrarias. El acusado que se salva es el que tiene buenas relaciones en las altas esferas o bastante dinero para sobornar.

En el Combinado del Este  existen 26 cuartos habilitados como pabellones conyugales. No todos los presos tienen derecho a los pabellones de 24 horas. Las excepciones son los supuestos maestros, los cuellos blancos, los traficantes de droga,  los presos paramilitares y los que tienen posibilidades económicas para comprar a los carceleros.

Acerca de la estadística sobre los 155 establecimientos penitenciarios, los CETEM son  centros de trabajo forzoso. Exactamente eso.

Solamente en la Habana existen más de cuatro sistemas penitenciarios de régimen cerrado.

En el campamento La Lima, en Guanabacoa, existen reos que llevan más de 20 años en prisión. Ejemplo de ello es Rafael Arrieta Laborde, quien lleva más de 20 años de sanción, por varios asesinatos.

Un centro penitenciario y un centro de trabajo forzoso visitaron los periodistas internacionales y nacionales, y no vieron nada que reprochar. ¡Lo que siento es pena por ellos, que fueron manejados por el régimen a su antojo!
Quiero terminar con una síntesis de las carreras de los oficiales del MININT  que fueron entrevistados por los periodistas.

El teniente coronel Roelis Osorio, quien es actualmente jefe de la prisión del Combinado del Este, anteriormente fue jefe de de reeducación, y jefe de estadísticas. Los presos más antiguos lo mencionan como uno de los  más corruptos que hay en esa prisión.

Luis Piña Rojas, quien cojea de la pierna derecha, comenzó su carrera carcelaria en la prisión La Cabaña, donde junto a Los Jimaguas se dedicaba a torturar a los presos.

El mayor Jorge Fonseca Calzadilla, actualmente jefe del CETEM de La Lima, antes fue jefe de reeducación del edificio uno; luego paso a ser jefe del dos, y posteriormente jefe de la zona cero  del Combinado del Este. Es otro  corrupto que tapa  las torturas y los tratos degradantes e inhumanos a los presos.

Ese es el verdadero sistema penitenciario cubano.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes