domingo, 24 de marzo de 2013

Trabajo de esclavos


Dania Virgen García

Desde  el campamento La Empresita, situado en la provincia de Camagüey, varios reclusos se quejaron de los abusos de los carceleros y jefes del penal.

Refrieron varios reos que pidieron no se mencionaran sus nombres por temor a represalias, que el jefe  de Cárceles y Prisiones, el teniente coronel Sierra, y el Director de la Empresa PROVARI, tienen negocios en el asentamiento donde 42 reclusos trabajan en la producción del carbón que se exporta para España.

El asentamiento llamado Limones situado en el kilometro 28, de la carretera central del municipio Sibanicú, se inauguró el 6 de enero de 2013. Las paredes fueron construidas con tejas de fibrocemento. El techo lo hicieron con latones de tanques  de 55 galones donde se almacenaban productos químicos altamente tóxicos. El piso es de cal.  El almacén donde se guardan los alimentos está hecho con los mismos materiales.

Las tendederas eléctricas para el alumbrado fueron traídas a una distancia de 200 metros, de donde se encuentra la línea eléctrica de alta tensión que está ubicada en la presa Santana de Sibanicú.

Debido a las condiciones deplorables en que se encuentra el asentamiento, el jefe del departamento de servicios médicos de la provincia, Armando, le manifestó al jefe de brigada Milton y al teniente coronel Guerra, jefe de La Empresita, que no aprobaba  ni se hacía responsable por lo que pudiera suceder. Este último fue trasladado hace unos días para el campamento Vidot.

A los reclusos les pagan a 54 centavos por kilogramo de carbón de marabú. El sueldo básico es de 517 pesos moneda nacional, con un descuento del 20 por ciento. Obligatoriamente tienen que entregar una norma de 52 sacos de carbón, cuyo peso oscila entre los 22 y los 23 kilogramos cada uno.

La noche del 5 de marzo los reclusos le preguntaron al  teniente coronel Sierra  por qué tenían que entregar 52 sacos si con 46 ya tenían la norma. Sierra les contestó, que a ellos se les pagaba por kilogramos y se les cobraba por sacos.
Con el sobrante de los sacos de carbón, los presos tienen que cubrir el faltante de 3 000 kilogramos de carbón que tiene el jefe de brigada, y el faltante de las toneladas que tiene el director de la empresa PROVARI.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes