martes, 19 de marzo de 2013

Caso social de la Habana Vieja


Dania Virgen García

Elizandra Álvarez Álvarez, reside en Picota 109, entre Jesús María y Merced, municipio Habana Vieja. Es enfermera, graduada con título de oro. En la actualidad está terminado el 5to año de la licenciatura.

En el año 2009,  la casa donde vive con su familia sufrió el desprendimiento de vigas y muros. Su hija menor resultó lesionada. Los funcionarios de los órganos del Poder Popular municipal y provincial, la Dirección de Vivienda y albergue del municipio, le prometieron que sería reubicada de inmediato en otra casa, pero resultó un engaño: hasta  hoy no han cumplido su promesa.

A raíz de esta situación, Elizandra Álvarez comenzó  a solicitar a las instancias mencionadas y al Consejo de Estado para que la ubiquen en otra vivienda, o en un albergue de tránsito, por las condiciones en que residen, y por el trauma que sufrió su familia, petición que le ha sido negada.

En el año 2011 se produjo otro desprendimiento de vigas. En esa ocasión afortunadamente no hubo daños. 

Al  edificio le fueron asignadas cuatro capacidades de albergues. Solamente ubicaron a los dos vecinos de abajo, uno por pertenecer al PCC, y el otro por ser ex combatiente de  de la clandestinidad. A la madre de Elizandra, que fue alfabetizadora a los 14 años, por no tener los papeles de la constancia la dejaron en el inmueble.

Esta reportera pudo comprobar  el pésimo estado constructivo que presenta el inmueble donde residen.

La familia está integrada por dos hijas de 21 y 15 años de edad, y su mamá de 66 años. Presenta varias patologías pertinentes, Diabetes Mellitus, Hipertiroidismo, Cardiomegalia, trastornos de hiperquinecia agresiva, psicológicos y alérgicos.

Producto del accidente, su hija menor sufrió una contusión cerebral y padece de  depresión neurótica.
En el expediente numero 67/2011, realizado por la Unidad Municipal de Atención a las Comunidades de Tránsito (UMACT), les fue negado el albergue de tránsito por no tener capacidades en la provincia, según les informaron la directora, Clara Bécquer Valdés, y la especialista del departamento de atención a la población, Yohana Osorio.

También Álvarez presentó en esta entidad, la solicitud de un tránsito en un cuarto situado en Merced 320, que le asignó la nieta del dueño que falleció y se encontraba vacío. La respuesta dada por las anteriormente mencionadas funcionarias fue que debía presentarse ella con el dueño de la vivienda, para que este le autorizara a ocuparla transitoriamente, es decir que tenía que  ir al cementerio y sacar al fallecido y presentarlo antes estas personas.

En el dictamen técnico realizado por la Dirección de Vivienda, el 27 de diciembre de 2009, se confirmó que el inmueble está inhabitable reparable, con medidas de urgencia de retirar los remanente por las afectaciones.
El  5 de febrero de 2012, otro dictamen técnico que fue realizado  por los funcionarios Yadira del Campo directora, Feliz Jorge Gamallo jefe de grupo, y el inspector licenciado Juan Rodríguez, confirmó lo anterior.

La unidad de inversionista de la vivienda, también en un escrito comunicó que tenían conocimiento de todos los dictámenes que le habían realizado y que ratificaban las medidas de emergencia emitidas, pero que en el plan de conservación de 2012 su inmueble no estaba incluido.

En fin, las entidades gubernamentales del municipio tienen en su poder 11 viviendas que según ellos no pueden ofertar porque están congeladas para los más necesitados que ella.

“Parece que están esperando que la edificación sufra un derrumbe total y que haya un fallecido para ubicarlas en los municipios de Playa, Plaza u otro residencial para que no informen lo  que fue provocado por estas entidades”, comentó la fuente.

Las funcionarias del gobierno Rita se encuentra recluida esperando juicio por corrupción y Leticia también está esperando juicio por el mismo delito, pero con medida cautelar.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes