jueves, 28 de febrero de 2013

Continúa el hambre en Kilo 7


Dania Virgen García

El hambre como método de tortura y la violencia siguen imperando en la prisión provincial de régimen especial Kilo7, en Camagüey.

“Semejante comportamiento forma parte de la desvalorización del concepto humano  por parte de las autoridades penitenciarias”, señaló el interno Jorge Alberto Liriano Linares.

Los índices de desnutrición debido a la hambruna  superan todos los límites, a tal punto que los servicios médicos abandonaron la práctica de pesar a los sancionados.

Centenares de reclusos sufren de desnutrición extrema. La totalidad de la población penal  se encuentra muy por debajo de su peso corporal.

La pésima alimentación en las prisiones es consecuencia de la  codicia y corrupción  abusivos oficiales del MININT.

Históricamente, el hambre en las prisiones cubanas ha sido utilizada como uno de los tantos mecanismos de tortura y represión.

En  Kilo 7 y otras prisiones del país, según aseguró Liriano Linares, “el hambre constituye un castigo  accesorio a la privación de libertad, que envejece y deshumaniza,  destruye el cuerpo y el espíritu”.

Estos crueles métodos penitenciarios cuentan con la  complicidad del gobierno cubano y su falta de voluntad política para acabar con estos abusos.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes