domingo, 17 de febrero de 2013

A sangre y fuego


Dania Virgen García

En su discurso ante la cumbre de la CELAC, en Chile, Raúl Castro dijo que en Cuba no había drogas  y advirtió que combatiría a sangre y fuego el narcotráfico. 

No dijo  que en Cuba hay decenas de presos extranjeros que han sido sancionados injustamente con penas exageradamente extensas, supuestamente por tráfico de drogas, y que centenares de jóvenes cubanos se encuentran en prisión por ser consumidores.

Raúl, al igual que su hermano Fidel Castro en su tiempo, tratan de esconder la realidad, como  si aquellos que lo  escuchan no se dieran cuenta de las estupideces que dijo ante de decenas de gobernantes de otros países.

La verdad es que en Cuba los fiscales, los presidentes de las salas de los tribunales populares, la DNA y los instructores penales  condenan “por convicción” a los que caprichosamente consideran consumidores y traficantes de drogas.

Las drogas que dice el nuevo presidente de la CELAC que no hay en Cuba han llegado a extenderse por toda la Isla, donde no hay forma de parar el fenómeno.  Adolescentes, jóvenes, y adultos, sin dejar de mencionar a los artistas,  las consumen en  centros nocturnos, parques, bailables, en las calles, hasta en las escuelas.

¿Quiénes las trafican?, ¿Dónde están los principales causantes del tráfico de estupefacientes? ¿Estarán entre los corruptos del MININT?

Decenas de jóvenes son sancionados por tráfico de estupefacientes y sólo son, si acaso,  consumidores, como es el caso del hijo de la Dama de Blanco Julia Esther Aramburo Taboas, Josué Ahmed Carreras, que se encuentra recluido en la prisión del Combinado del Este, en la Habana.

Por delitos no cometidos desde hace más de un año se encuentra el ciudadano  colombiano John Alexander Serrano Rincón, recluido en la sala de delitos contra la Seguridad del Estado en el Hospital Carlos J. Finlay, municipio Marianao, La Habana, esperando la sentencia desde que fue sometido a un juicio amañado por la Seguridad del Estado, el 7 de septiembre de 2012.

En el mes de marzo de 2012  participó en la grabación un video clandestino en la prisión del Combinado del Este, donde demostraba la injusticia que el gobierno cubano cometió contra él. Su familia ha continuado todo este tiempo  reclamando su extradición, demostrando con documentos e investigaciones, que es inocente.

Cuando su esposa, Alejandra Prieto, visitó Cuba a principio de mes, el coronel Nasser de Villa Marista, le prometió que se iba a solucionar la situación de John Alexander, no sin antes advertirle  que aunque ellos no tuvieran pruebas podían retenerlo toda el tiempo que quisieran. 

El interno John Alexander, le manifestó a su esposa que volvería a la huelga de hambre el 1 de marzo, en reclamo a su libertad. 

Por el delito de tráfico han mantenido también injustamente en el Combinado del Este al recluso de origen colombiano Luis Fernando Guevara Castro, de 61 años de edad, que también fue coaccionado por el mismo instructor, el capitán Joel Pina, en relación con el caso   anterior. Esto le ocasionó a Guevara Castro  un paro cardiaco, por lo que tuvo que ser operado de urgencia, implantándosele un marcapaso en el corazón.

Otro caso es el del reo de origen hindú Dalvinder Singh Jagpal, quien se encuentra en condiciones infrahumanas en la prisión de régimen especial Agüica, en Matanzas. Fue acusado por convicción, supuestamente por corrupción de menores y tráfico de estupefaciente. Después de dos años en la cárcel, le fue impuesta una conjunta de 30 años de privación de libertad. Ya ha cumplido 10 años y tres meses, por lo que le corresponde la libertad condicional, que se establece en el código penal, artículo 58, incisos 3, 5, y 6.

En el código penal dice en la sección décima, en el artículo 46-1 dice que a un extranjero el tribunal puede imponerle como sanción, su expulsión del territorio nacional. Además en el artículo 3 dice que el Consejo de Ministros o el MININT pueden decretar la expulsión antes de que cumpla la sanción, en conformidad con lo establecido en el Inciso J del artículo 59 del código penal. Todo esto se ha violado con estos extranjeros y otras decenas que se encuentran en prisión injustamente.

A sangre y fuego dice el nuevo  presidente de la CELAC que combatirá  el tráfico de estupefacientes. Es para preocuparse, porque desde antes que lo anunciara, ya se le estaba yendo la mano, haciendo pagar por igual a justos y pecadores, hasta el punto que    los abogados no pueden defender a su cliente ante un tribunal aunque tenga la razón. Es mejor que no exageren y se centren en las verdaderas causas del problema.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes