lunes, 28 de enero de 2013

Los jóvenes y la violencia


Dania Virgen García

Cada día aumenta el deterioro del sistema imperante en Cuba. Lo más grave de la situación en que nos encontramos es que no se vislumbra ninguna mejoría. Se culpa de todo a los EU y al bloqueo, sin analizar en  profundidad las verdaderas causas.  

Desde el inicio de la llamada revolución, el régimen de los hermanos Castro ha vivido recostado a otros países. Cuando reciben ayuda humanitaria la regalan y la otra parte es vendida en las tiendas recaudadoras de divisas a precios extremadamente altos, inaccesibles a la mayoría del pueblo.

Los altos funcionarios del gobierno roban miles de dólares que son ingresados en bancos de países capitalistas, y aun cuando son destronados mantienen el mismo elevado status de vida.

Un amigo que está cursando una maestría en Economía me contó que un alto funcionario del gobierno especializado en temas económicos explicó en una conferencia que la economía  cubana está por debajo  un  17 %  en comparación con los años 1990-  1998. Uno de los estudiantes le preguntó al especialista  por qué hacía ese planteamiento si Cuba no se ha paralizado como sucedió en aquellos años. Este respondió que al pueblo no se le podía hacer pasar por  lo mismo, porque sería el fin. Dijo que el pueblo se ha dado cuenta de la situación del país, pero que había que mantenerlos desvirtuados de la realidad. Expresó también que con la enfermedad que está atravesando Hugo Chávez, si muere, no saben cómo podrán enfrentar la situación que se producirá.

Lo peor de los problemas causados por el mismo régimen, es que la población está en guerra contra sí misma. Aun dentro de las mismas familias. Se han perdido los valores y los principios. En el fondo, la causa de todo es que los problemas económicos no se solucionan.

Cada vez es más aterrador ver como se destruye la juventud cubana. El tema de la violencia juvenil genera mucha preocupación.  Los jóvenes son los más vulnerables en estos tiempos al consumo de estupefacientes y alcohol. La prostitución ha acarreado  un incremento en las enfermedades de transmisión sexual. Lo más deprimente es que hay prostitutas de 13 años y aun de menos edad.  

Mayoritariamente son jóvenes los protagonistas de hechos delictivos como robos con violencia, robos con fuerza, hurtos, asaltos a mano armada, riñas tumultuarias, asesinatos. Ha habido un aumento en los hechos de sangre entre los diferentes plantes de la sociedad secreta Abakuá.

No se puede hacer alusión a esta problemática sin mencionar a los fiscales, jueces, policía, DTI, SE, corruptos y fraudulentos, que son los que provocan que estos jóvenes, al llegar a prisión y enfrentarse con otro mundo totalmente desconocido, algunos lleguen a atentar, incluso, contra su vida. 

Es el caso de uno de los tres hijos de Dalia Prieto Guerra, de 39 años de edad, quien reside en la calle 24 número 284 entre Línea y Carrillo, en la provincia de Matanzas. Luis Alberto Cárdenas Prieto, de 24 años de edad, quien es el mayor de ellos y se encuentra recluido desde los 16 años en la prisión de Agüica, Matanzas, recientemente  intentó ahorcarse. Tiene trastornos mentales.

Los otros dos hijos de Dalia, Jorge Luis Cárdenas Prieto, de 23 años de edad, y Eduardo Romero Prieto de 16 años, están pendientes de juicio en la prisión del Combinado del Este de La Habana. Los tres se encuentran recluidos por el delito de robo con fuerza.

Su madre llevaba  trabajando 10 años en la cocina del acueducto de la provincia.  Presenta un enfisema pulmonar, por lo que fue cambiada de puesto de trabajo: ahora labora como auxiliar de limpieza, ganando un salario mensual de 300 pesos en moneda nacional (el equivalente de unos 12 CUC). Según  me contó por vía telefónica, su vivienda está en muy mal estado, no tiene cómo mantener a sus hijos pues ellos le exigen lo que  no les puede dar. Debido a sus escasos ingresos, le es casi imposible visitarlos en las prisiones donde se encuentran, ya que debe llevarles una serie de artículos de aseo personal y alimentos que con su salario no puede comprar.

Dalia, al igual que miles de madres cubanas, no pudo estudiar una carrera universitaria, o al menos conseguir un buen trabajo, pero sí tuvo tres hijos, regalo que le dio al régimen, que tanto se preocupa por la baja natalidad, que  disminuye cada año.

Este es uno más de los miles de casos de familias sin ayuda del gobierno. ¿Cómo creen que las parejas puedan procrear si se enfrentan diariamente al hambre en su lucha por  la supervivencia?

Según informó la periodista oficialista Talía González en la TV, el pasado año la natalidad estuvo por debajo de la del año 2011. Todo esto ha traído preocupación a los gobernantes debido al envejecimiento poblacional, pero no les preocupa que las mujeres den a luz a sus hijos en un país que no les da esperanza de llevar una vida decorosa.
Los jóvenes, al llegar a una cierta edad, aunque procedan de una familia humilde, desean presumir de la misma manera que los hijos de papá o de aquellos que tienen familia en el extranjero. Por eso cometen actos delictivos por lo que son sentenciados a altas condenas. En la cárcel son maltratados, agredidos por otros presos, con armas confeccionadas por ellos mismos, y algunos hasta son violados. La mayoría se deprimen, llegando a atentar contra su vida.

Los  padres de estos jóvenes sufren mucho cuando sus hijos caen en prisión. Se tienen que enfrentar  a los maltratos degradantes de los funcionarios y jefes del MININT.

Nelimay Yamilet Cuesta González, de 28 años de edad,  es una madre soltera, sin ingresos económicos, que cumple una sanción de 2 años por el delito de peligrosidad social, en el campamento Bandera Roja, en La Habana. Su madre me contó que ella tiene dos hijos, una hembra de 9 años y un varón de 5. Para mantener a sus hijos, se dedicó a la prostitución. El día que la capturaron en la playa Santa María del Mar, fue conducida a la unidad de Guanabo, donde fue coaccionada por una oficial, quien le dijo que si ella declaraba por escrito que se dedicaba a la prostitución con extranjeros seria liberada. La joven, nerviosa, hizo lo que le propuso la oficial. Nelimay Yamilet fue trasladada a un depósito para las jineteras situado al lado de la prisión del Combinado del Este. En ese lugar están detenidas varias decenas de jóvenes de 16 años en adelante por el mismo delito. La mayoría han sido coaccionadas, como su hija.

La unidad de Guanabo y el sector policial de Mar Azul, así como las unidades ubicadas en Alamar, Habana Vieja, Centro Habana, Playa y Plaza de la Revolución son los sitios más candentes en cuanto a la corrupción policial. Para poder operar libremente en dichas zonas, tanto las jineteras, como proxenetas, pingueros y hasta los homosexuales, tienen que pagar dinero a los policías o  tener sexo con ellos, de lo contrario son sancionados por el delito de peligrosidad social.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes