domingo, 13 de enero de 2013

Las mentiras y las huelgas de hambre


Dania Virgen García

Cuando Raúl Castro otorgara el indulto a 2,900 presos, a finales de 2011, los indultados en su mayoría resultaron ser delincuentes connotados que eran utilizados como paramilitares, cuellos blancos, y otros que compraron su libertad.

El indulto repercutió una falsedad del régimen para quedar bien con Su Santidad Benedicto XVI, que tenía visita programada a Cuba para marzo de 2012.

Entre las palabrería de su discurso, Raúl Castro dijo que todos los años se tomaría en cuenta para los indultos a los presos enfermos crónicos, y a los que tuvieran una correcta disciplina en el centro penitenciario.

Se especulaba  que también se tendría en cuenta para los indultos a aquellos que estuvieran sancionados por procesos manipulados por la policía, los fiscales y los tribunales.

Pero no fue así. Mentiras y más mentiras.

Desde el pasado 21 de diciembre, los presos de las cárceles cubanas, esperaban con ilusión el indulto de este año. Anhelaban pasar un fin de año con sus familias y sus amigos. Pero terminó el año y no hubo indulto.

Muchos presos no han perdido la esperanza. Algunos guardan el recorte del periódico del discurso de Raúl Castro en diciembre de 2011, cuando anunció el indulto.

El gobierno ya concluyó con los indultos. Estas fueron las palabras que los fiscales les expresaron a los presos cuando visitaron diversas prisiones del país a principio de 2012.

Altos oficiales de los centros penitenciarios y funcionarios de orden interior les comunicaban a los reclusos que “ya no se iban a liberar a más delincuentes, que esto había sido un sorteo al igual que hacen los americanos con los que quieren emigrar del país, que seleccionaron a los que estaban comprometidos con Raúl Castro, no con los contrarrevolucionarios.”

Lo triste es que fue verdad.  Los privilegiados fueron aquellos a los que ellos mismos llaman delincuentes.
Lo cierto es que decenas de presos continúan cumpliendo sanciones injustas, sin que se le haya demostrado su culpabilidad. Llevan años reclamando su inocencia, desesperados, esperan que se haga justica y que se les conceda la libertad.

Los presos se encuentran indignados. Ya hay quienes han iniciado huelgas de hambre, en protesta por la mentira del régimen. Seres humanos que arriesgarán sus vidas con el único anhelo de reclamar justicia.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes