miércoles, 5 de diciembre de 2012

Propagación de epidemia del cólera


Dania Virgen García

Una cosa es cierta: mucho antes del huracán Sandy en las provincias orientales existía la epidemia del cólera, que comenzó  en la ciudad de Manzanillo.

En las prisiones el virus estaba azotando, pero las autoridades penitenciarias manifestaban a los presos que era un brote diarreico, sin tomar medidas al respecto.

A raíz del paso del huracán Sandy, los oficiales  de la Seguridad del Estado, para justificar la epidemia que existía desde antes en la prisión de Mar Verde, visitaron a varios periodistas independiente en la Habana, amenazándolos con el pretexto de que no se atrevieran a publicar sobre los 20 ó 30 supuestos ¨muertos¨ que presuntamente había causado el paso del huracán. 

Esta reportera en varias informaciones, se refirió a cifras desconocidas de heridos, y los rumores sobre los muertos, absteniéndome de citar cantidades, porque sabía que algo raro estaba sucediendo.

 Los fallecidos estaban por encima de lo que apuntaba los agentes represivos, pero nada tenían que ver con el huracán. Había que investigar bien, para no caer en la trampa de ellos.

Segundo: Un aproximado de 150 reclusos, bajo el ciclón, fueron sacados de la prisión de Mar Verde  y reubicados en la prisión de Boniato. De estos, varios eran enfermos de la epidemia del cólera.

Fue entonces que comenzó el cólera a mencionarse en la prisión de Boniato. Quiero decir que  existía, desde antes en la prisión Mar Verde, no precisaré desde cuando, pero sí puedo decir que las autoridades carcelarias callaron la epidemia por mucho tiempo, hasta que  flageló a toda la provincia de Santiago de Cuba y a otras.

Ahora el cólera está en casi todas las prisiones del país. Las cifras de las muertes de  presos por la epidemia, solo las saben las autoridades del MININT.

Varios presos de la prisión de Boniato, fueron trasladados para otras prisiones, por ejemplo, Kilo 7 y Ariza, prisiones confirmadas con la epidemia desde hace más de una semana, con presos ingresados dentro de la prisión, y en los hospitales provinciales.  Pero  las autoridades carcelarias continúan calladas.

En Kilo 7 les han suministrado a los reclusos tres tabletas anti diarreicas, y lanzan en los turcos cantidades de cloro  hasta casi asfixiarlos.

La prisión del Combinado de Guantánamo continua en cuarentena, y también dos campamentos CETEM, el Maginiava en el municipio del Salvador, y el plan confianza de la cabecera de la provincia, donde han prohibido las visitas familiares.

En la prisión de Boniato, el pasado 30 de noviembre les suministraron a los presos picadillo de res verdoso y corrompido. Los presos tuvieron que botarlo. Allí a la comida y al agua le echan abundante cloro, tanto que no pueden consumirla. Los presos comentan que las autoridades pretenden acabar con la epidemia a base de cloro. Pero el exceso de cloro les causa irritación en los ojos a los presos. Las autoridades penales dicen que es conjuntivitis, estando en pleno noviembre, cuando es sabido que la conjuntivitis se propaga principalmente en verano.  

En la prisión de Quivicán, en la provincia  Mayabeque,  han colocado palanganas de cloro en la entrada del comedor. A los llamados disciplina, a cambio de 30 minutos de visita familiar, los jefes de la prisión le han  propuesto que les pidan a sus familias todo tipo de utensilios de limpieza.

En la cárcel de Quivicán, el cloro ha provocado que muchos presos hayan tenido que ser atendidos por asfixia.
El hacinamiento, la falta de asistencia médica, las condiciones infrahumanas en que viven los presos, el deterioro de las prisiones, la falta de higiene, la desnutrición severa  por muchos años, agrava la situación. Las patologías infecciosas de los presos contagiadas en ellas. Muchos presos enfermos crónicos llevan años en espera de una licencia extrapenal. Muchos no podrán resistir la espera.

Las epidemias están azotando  toda la isla, en especial en las prisiones del país. Por temor a ellas,  las autoridades carcelarias les prohíben a los familiares la entrada de los alimentos cocinados, obligándolos a comprar alimentos sellados, que donde único se venden es en las tiendas recaudadoras de divisas, y a precios elevados que solamente pueden comprar aquellos que tengan una solvencia  alta.

Que me diga alguien si la mayoría de los familiares de los presos en Cuba tienen mucho dinero. Si, lo tienen  los familiares de presos de los cuellos blancos, del MININT, de altos funcionarios del estado, los artistas, y otros que compran a los funcionarios de orden interior, y los jefes de las cárceles.

La población continua destruyéndose, el hambre sigue avanzando, y los niños sufriendo las consecuencia del mal, provocado por alguien que no quiere sentarse en la silla de los acusados y declararse culpable. Es más fácil culpar al bloqueo de los Estados Unidos de la propagación de epidemia. Para todo, los gobernantes cubanos repiten: “llevamos más de medio siglo bajo el bloqueo norteamericano”. Y el pueblo cubano se derrumba en el juego sucio de la dictadura de los Castro.

Por suerte, los periodistas independientes,  “los contrarrevolucionarios, mercenarios, asalariados de la mafia cubano-americana”, que dice la dictadura, diariamente divulgan le realidad y el menoscabo del  sufrido pueblo cubano.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes