lunes, 10 de diciembre de 2012

Continua represalias contra jóvenes


Dania Virgen García

Familiares de dos jóvenes presos de distintas provincias, aseguran que estos están en prisión  injustamente, uno por el delito de peligrosidad social, y el otro por un supuesto robo con fuerza que no cometió, mientras que los culpables están en la  calle, amparados por  la policía.

Desde el municipio Amancio, provincia las Tunas, la hermana del  recluso Luis Alberto Montero Orozco, de 23 años de edad,  que fue sancionado a dos años de trabajo forzoso, en un campamento CETEM, por el delito de peligrosidad social, en la causa 14/2012, afirma que el caso fue amañado por la policía.

Liudmila Montero ha hecho públicos en dos ocasiones los nombres de los siete policías  involucrados en los delitos de falsificación de documentos, donde dos de ellos falsificaron el primer delito de Orozco, quien fue sancionado, sin pruebas, a cuatro años de privación de libertad, lo mantienen con medidas drásticas. Por tal motivo, los jefes de la prisión del Típico han tomado medidas drásticas y  represalias  contra él.

Hace dos semanas la jefatura de la prisión trasladó al reo Montero Orozco para un campamento CETEM llamado Melanio, que está situado a 75 kilómetros de su vivienda. Al negarse de residir en el campamento por la lejanía, y pedir que lo devolvieran a la prisión, las autoridades le manifestaron que había cometido una indisciplina, y que tenía que concluir los dos años de sanción en la prisión.

Asegura su hermana Liudmila Montero, que la medida tomada fue en represalias por las informaciones que emitió a la prensa independiente, ya que en el municipio  Amancio hay un campamento de trabajo forzoso CETEM.

Por su parte, Lidis Benítez Martínez asegura que su primo hermano Yoelvis Coba Martínez, se halla en prisión preventiva, en Dos Bahías, acusado en la causa 139/2012  de un delito de robo con fuerza  que no cometió, en la causa 139/2012,  , mientras que los culpables están en la  calle, amparados por  la policía.

En la tarde del día 3 de noviembre, en llamada telefónica, Lidis Martínez refirió que los almaceneros que debían de estar presos,  siguen trabajando como si nada hubiera sucedido,  y cumplieron la promesa de que el custodio iba a ser liberado bajo un cambio de medida.

Afirma Benítez que los almaceneros le enviaron una carta al custodio a la prisión expresándole que no se preocupara, que no habría complicaciones. El cambio de medida le fue aceptado al custodio, y a su primo se la negaron.

También refiere que la empresa, conjuntamente con el instructor del caso, quieren implicar a su primo en una sanción laboral.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes