lunes, 12 de noviembre de 2012

Otro hecho de sangre en el Combinado del Este


Dania Virgen García

Los funcionarios de orden interior son muchas veces los causantes de los hechos de sangre que ocurren  en las prisiones, por utilizar a  presos que son connotados matones para mantener el orden en los destacamentos.

En el Combinado del Este, en el edificio uno, segundo norte, destacamento 3, compañía 1225, aproximadamente a las 4 y 30 de la tarde del día 19 de octubre hubo una riña tumultuaria que provocó heridas graves a dos reos, y uno con lesiones leves, informó por vía telefónica el reo Jorge Molinet Tapia.

Según la fuente, el hecho es responsabilidad  del teniente Peña, y el funcionario de orden interior apodado  El Chino.

Refiere que los hermanos Yanko y Yariel Leiva Acea hacían ejercicios en el aérea del comedor, cuando el reo Emilio, encargado por los guardias de mantener el orden,  manifestó que tenían que abandonar el lugar. Los hermanos le respondieron que el reeducador teniente Peña les había autorizado, pero el disciplina paramilitar Herid Alonso Díaz ordenó que los encerraran en la compañía.

Después de una hora, cuando los presos disciplinas paramilitares Herid Alonso y Gustavo Álvarez regresaron del patio, pidieron al funcionario de orden interior que se encontraba de guardia  que  abriera una de las compañías, de  donde sacaron a los reos apodados El Majá, Tabaquito, y cuatro más, quienes se dirigieron a la celda de los hermanos Leiva en la discusión uno de los hermanos le propino una bofetada al matón Herid.

Alonso, Álvarez y  Tabaquito se abalanzaron contra los hermanos propinándoles varias puñaladas con cuchillos de fabricación carcelaria. Yariel Leiva sufrió una herida profunda en el rostro, y varias  en el cuello, un brazo, y  otras partes del cuerpo. A Yanko Leiva, según la fuente, le propinaron más de 10 puñaladas.

Los demás presos  tuvieron que gritar y golpear las rejas por más de 20 minutos para que los guardias  auxiliaran a los heridos.

Chorreando sangre, los hermanos Leiva tuvieron que caminar más de 200 metros, auxiliados por otros dos presos, para llegar al  Hospital Nacional de Reclusos, de donde los trasladaron para el hospital “Miguel Enríquez”,  para que les curaran las heridas.

Actualmente, Yanko Leiva se halla en el hospital nacional de reclusos  y su hermano Yariel en la enfermería del edificio.

Los dos hermanos  cumplen  sanción por un delito de asesinato. Asegura Molinet Tapia que como son hijos de una mayor del MININT fueron sancionados a la pena mínima.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes