miércoles, 12 de septiembre de 2012

Riña entre oficiales juega mala pasada a reo a punto de salir en libertad


Dania Virgen García

Desde la prisión de régimen especial Agüica, en el municipio Colón, provincia de Matanza, el recluso William González Concepción refiere que el mayor Pablo Barrios Montero, el oficial Tony Sarmiento, y el Tte. Coronel Emilio Cruz Rodríguez, jefe de la prisión, violaron todos los derechos legales del recluso Raúl Díaz Fiz, por problemas personales entre ellos.

Asegura la fuente que el recluso Raül Díaz fue objeto de amenaza, coacción, y  engaños. Los oficiales Aramís, Malpica, Marlen, y Mienes son los oficiales a favor del reo.

El pasado 24 de febrero el reo Raúl Díaz Fiz, tuvo una riña con Osmani, el sobrino del mayor Pablo, jefe del DTI, en la prisión, quien lo agredió por la espalda. Otro reo llamado Miguel estuvo implicado en la riña. El recluso Osmani en el forcejeo cayó al suelo y se partió la cabeza. Osmani pidió a  Díaz que “si era hombre, no contara lo sucedido.” Pero Díaz fue obligado por un guardia a confesar lo sucedido. El guardia inmediatamente mandó a buscar al jefe del campamento llamado Tony Sarmiento, a quien Raúl Díaz, sin saber que el jefe del campamento tenía problemas con el jefe del DTI, que  es el tío de Osmani, le contó lo sucedido.

El oficial Sarmiento, tiene un sobrino en la prisión, que era enfermero y cometió un desvío de medicamentos con el propósito de  negociarlos dentro de la prisión, por lo que fue separado del curso de enfermería y castigado. El tío le suplicó al jefe del DTI, Pablo,  que fuese flexible con su sobrino. Pero el mayor Pablo Barrios realizo su trabajo al pie de la letra, generando un sin número de problemas y discusiones entre los militares, al extremo que dejaron de tratarse. El recluso Osmani, sobrino del mayor, se sumo a esta discrepancia, acusando a Sarmiento de robarse un dinero que era destinado para una actividad, y que nunca se supo del paradero.

A los días del problema de los reos Osmani y Raúl, comenzó Tony Sarmiento la batalla contra el sobrino del mayor, comunicándole al guardia Aramís que formulara la denuncia, a lo que este se negó.

Raúl Díaz, quien se hallaba ingresado en la enfermería, fue visitado por el jefe del DTI, quien le advirtió que si acusaba a su sobrino él lo acusaría también, “y le iría mal” porque él tenía relaciones en el tribunal y le recordó que solo le quedaba un mes para salir en libertad.

Esa misma noche, el jefe del campamento, Sarmiento, lo amenazó también y le dijo que si acusaba a Osmani, él  lo ayudaría.

El mayor Pablo, jefe del DTI, sacó a Díaz de la enfermería, y lo trasladó al destacamento del sobrino, informándole a los dos, que “tenía todo cuadrado con el fiscal, que solo era una multa”, y que él la pagaría de su bolsillo.

Después de esta conversación, los dos oficiales volvieron a discutir y  se ofendieron muy fuerte delante de todos los presos.

Raúl Díaz se halla en espera de la sentencia. El jefe del DTI, le dijo que no se preocupara que el tenia influencias en la fiscalía, y le aseguró a la madre de Díaz que solo era una multa y que él la pagaría.

Raúl Díaz era el recluso que más tiempo llevaba en el campamento, 9 años, sin problemas. En total lleva en prisión 21 años y 8 meses. Le quedaba un mes para salir en libertad. La riña de los militares le jugó una mala pasada.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes