lunes, 3 de septiembre de 2012

Más que descuido, indolencia


Aimée Cabrera

Las solicitudes de certificaciones  de nacimiento y otros documentos en el Registro Civil de cualquier municipio capitalino son una caja de sorpresas. Además de los días que hay que perder el tiempo, y volver en otro  momento para recogerlos, estos tienen en su mayoría faltas de ortografía y hasta en ocasiones una caligrafía ilegible.

Para una serie de trámites son indispensables estos  documentos, todos de carácter  legal  con vistas al  buen desempeño de los mismos. Sin embargo, la falta de tildes, o  el cambio de una letra por otra desatan la Odisea para quienes ven en este actuar otra forma de mal trato al público.

Quienes trabajan y sus horarios laborales coinciden con los de estas entidades deben pedir permiso, ausentarse de sus puestos y hacerlo en reiteradas ocasiones, sobre todo cuando necesitan documentos de varios familiares.

Las Comisiones de la Asamblea del Poder Popular debaten estos deslices productos de procedimientos obsoletos, el burocratismo, el descuido y más que el descuido, la indolencia de los que trabajan mal y de los que los dirigen. Cada año estos absurdos procederes van en aumento, como si a los miembros de la Asamblea, y a sus debates y sugerencias, nadie les hiciera caso. 

aimeecabcu2003ster@gmail.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes