domingo, 12 de agosto de 2012

Torturan a reos que informan a esta reportera


Dania Virgen García

Varios reclusos que han informado a esta reportera las torturas a que son sometidos, las mala alimentación, la falta de atención médica, las situaciones críticas en que viven los reos, las reclamaciones a su inocencia, han sufrido represalias por parte de las autoridades carcelarias y Seguridad del Estado.

Los reos Lázaro Pie Pérez, Julio Ortiz Argudín, Yasser Rivero Boni, el cubano americano Carlos Alberto Pérez Ávila, el indio Dalvinder Singh Jagpal, Luis Enrique Labrador Díaz, el  colombiano John Alexander Serrano Rincón y otros son sometidos a torturas físicas, y sicológicas, y muchas veces son llevados a celdas de castigo para obligarlos a la obediencia. Varios  han realizados huelgas de hambres por varios meses en reclamo a su inocencia.

Lázaro Pie Pérez lleva recluido seis meses. Ha pasado por varios campamentos y tres prisiones. Ahora se halla en la prisión de Quivicán, en la provincia de Mayabeque.   Estuvo en celda de castigo desde el 20 de julio hasta el siete de agosto, en que fue conducido para el destacamento dos. Fue severamente golpeado cuando llegó a la prisión por el segundo jefe de la unidad William Gainza, y el jefe de orden interior, el capitán  jefe de reeducación, y dos guardias.
Antes de ser trasladado para esta prisión se hallaba en la prisión de Melena del Sur, también en Mayabeque, donde realizó una protesta en que  lanzó 200 boletas que decían “basta de la mala alimentación, basta de la mala asistencia médica, basta de torturas físicas, robos de los carceleros, y jefes, vivan los derechos humanos, cambio, y abajo la dictadura de los Castros”. También enarboló una sábana que decía “la verdad no es un delito, ocultar parte de ella si es un delito, delito es ocultar lo que no conviene decir al adversario, todos los presos tenemos derechos a ser tratados como seres humanos”.

Pie fue amenazado por el capitán Gainza, y por los oficiales de la Seguridad del Estado, el capitán Rudi Fuentes e Ibrahím, quienes le ocuparon las cartas donde plasmaban las informaciones, que eran para la fiscalía militar, y para esta reportera, conjuntamente con una lista de los presos políticos muertos en las cárceles  cubanas.  Los oficiales de la Seguridad del Estado Javier, Gabriel, Hanói, y otros, lo han interrogado por las informaciones que ha dado a esta reportera.

Carlos Alberto Pérez Ávila, recluido en la prisión de Quivicán, se halla en celda de castigo en huelga de hambre desde hace más de diez días en protesta porque se le efectúo el juicio oral el pasado día cinco, y no ha recibido los resultados de la sentencia. Según las informaciones de la abogada Tania Margarita, del bufete colectivo de Güines, en la provincia  Mayabeque,  en contra de Ávila no hay pruebas que lo incriminen, por lo que debe ser liberado inmediatamente, la sanción fue de 25 años de privación de libertad. La Seguridad del Estado, conjuntamente con el tribunal de San José de las Lajas, han demorado la sentencia.

Yasser Rivero Boni, hijo de la Dama de Blanco Yaquelin Boni, por orden de la Seguridad del Estado fue enviado a la prisión de Ariza, provincia de Cienfuegos, donde lleva más de dos meses en condiciones infrahumanas. Padece de enfisema pulmonar. Su madre ha dirigido cartas a la Dirección de Caréceles y Prisiones, y ha estado reclamando personalmente en atención a la ciudadanía de la misma entidad, donde se dirige dos veces a la semana desde que su hijo fue trasladado, y no le han dado respuesta alguna. El pasado día siete esta madre con su niña de seis años se dirigió a la entidad mencionada anteriormente, con un cartel que decía “libertad para mi hijo, lo están matando”.

Después de varias horas allí, acudieron dos carros patrulleros y la detuvieron.  Conducida para la unidad de la policía de Zapata y C, allí la entrevistó un oficial de menores, en presencia del oficial de la Seguridad del Estado Reinier.

Dalvinder Singh Jagpal, desde hace cuatro meses se halla en la prisión de régimen especial de Agüica, en la provincia Matanzas, en una celda de castigo llamada la polaca, en condiciones infrahumanas. Torturado física y sicológicamente, le han negado las llamadas telefónicas, solo por reclamar su inocencia.

Enrique Labrador Díaz,  preso político, fue trasladado para la prisión de Agüica,  donde ha sido golpeado severamente, y llevado a celdas de castigo, por informar las torturas a que son sometidos los presos  y las condiciones en que viven.

John Alexander Serrano Rincón, quien se halla ingresado en la sala de delitos contra la Seguridad del Estado en el Hospital Militar Carlos J. Finlay, en  Marianao, después de haber realizado una huelga de hambre, por más de 100 días en reclamo por su inocencia del delito de tráfico de estupefacientes del que se le acusa. Las únicas pruebas que lo implican son las declaraciones de un ciudadano guatemalteco. En el expediente de fase preparatoria, la fiscal pide 15 años de privación de libertad. El teniente coronel Emilio Heredia  Díaz logró que Serrano dejara  la huelga prometiéndole de que su situación se iba a resolver. Ahora John Alexander está esperando el juicio, que se dice  será el día 23 de agosto. Esperemos que el tribunal no tome venganzas contra un inocente.

Julio Ortiz Argudin, desde hace dos meses fue trasladado para la prisión de Las Mangas, en Bayamo. Ha sido golpeado, llevado a celda de castigo, y sometido a torturas sicológicas para reducirlo a la obediencia. La semana pasada por un dolor que tuvo la enfermera le inyectó un medicamento que le dio una reacción adversa.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes