miércoles, 1 de agosto de 2012

Mala alimentación en las prisiones


Dania Virgen García

Guardias y funcionarios de las prisiones se benefician de la comida de los presos. Intencionalmente  elaboran incorrectamente la comida, a veces hasta fermentada, para que los presos no se la coman y llevársela para alimentar a sus puercos.

La comida que reciben los presos no garantiza su  salud. Entre el 70 y el 80 % de los presos están severamente desnutridos.

Los alimentos de los presos son procesados y elaborados con agua en mal estado, lo que provoca cada cierto tiempo brotes diarreicos que no  son atendidos a tiempo.

En la prisión de Ariza, provincia de Cienfuegos,  ¨llegó el sancocho y del malo¨, es el grito que pregonan los presos dos veces al día, refiere el reo Yaser Rivero Boni.

Asegura la fuente que los espaguetis son procesados con agua de presa sin purificar, bien hervidos para que aumente el volumen de harina. El picadillo de pescado es sin condimento, sin acetite y putrefacto. Reciben un pequeño pan de boniato, con un peso de 20 gramos, cada 15 días.

El sancocho especial, es una pequeña ración de arroz, que llaman de la tierra, ya que es carmelita, con semillas negras, y sabor a fango, sin sal y pegajoso, los frijoles duros y aguados, sin condimento, un pedacito de pollo hervido, dulce de fruta bomba, en trozos, y ácido, y refresco  elaborado con frutas descompuestas.  Estas comidas les han provocado brotes diarreicos y acidez a los internos. 

Los guardias y jefes indican a servir en las bandejas no  más de 180 gramos. Sobran diariamente grandes cantidades para llenar las cubetas de sancocho para  los cerdos.

En la prisión de régimen especial de Agüica, provincia de Matanzas, el reo William González Concepción, afirma que el pasado día 27 de junio hubo un brote diarreico masivo.

A los dos días del brote diarreico, se personó el jefe de servicios médicos, el Doctor Lorenzo, para informar que no se comieran la carne que les estaban suministrando  porque la misma se hallaba en mal estado. Los presos le preguntaron si habían tomado medidas con los responsables, respondiendo el médico,  que lo del él era solamente llevarles las sales de hidratación oral.

La comida de los presos es tan mala que si la examina un veterinario que tenga que ver con la alimentación de los animales del los hermanos Castros, la declararía no apta, y el responsable sería fusilado. 

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes