domingo, 12 de agosto de 2012

Madre con sus cinco hijos en la calle


Dania Virgen García

Melkis Faure Echavarría, de 34 años de edad, es uno de los muchos casos sociales críticos que tiene la Habana Vieja.

Integrante de las Damas de Blanco, desde hace dos meses vive en Monte número 465, entre Ángeles e Indio, en un local perteneciente a su anterior esposo, padre de uno de sus cinco hijos. Por no tener un lugar donde poder vivir con sus hijos, ha tenido que soportar los constantes acosos del dueño de la vivienda.

Brayan de 14 años, Nelkis de 12 años, Emmanuel de 7 años, Amanda de cinco años, y Angelo de 3 años de edad, son los cinco niños que viven en pésimas condiciones.

Refiere Melkis Faure que vive en la Habana desde hace seis años, cuando se instaló de modo ilegal por primera vez en La Finquita, una vivienda inhabitable en uno de los llamados llega y pon, situado en 58 y final, La Ceiba,  municipio Playa.

La jefa del consejo de ese asentamiento, inició un expediente de caso crítico. Los trabajadores sociales dijeron  que había que resolverle la situación.

Tuvo que situarse en la dirección antes mencionada, perteneciente al consejo de Jesús María de la Habana Vieja, donde le confeccionaron otro expediente de caso crítico  la presidenta del Consejo, Madelaine,  el delegado, Ismael Fernández, conjuntamente con la responsable de menores, Carmen Pérez, y el jefe de sector policial, Alexis Santos.

Esta madre con sus cinco hijos ha tenido que dormir en los portales de la calle Montes. Los funcionarios mencionados la han engañado en varias ocasiones. Le aseguraron que le van a resolver un albergue, y para callarla le regalaron una bicicleta a uno de sus hijos, y todo quedo ahí, refiere.

Pero hace varios días los citados funcionarios le comunicaron que ellos no tienen que resolverle nada, que quienes tienen que hacer por ella, y  resolver la situación de su vivienda son los contrarrevolucionarios, que se merece dormir en las calles, ella y sus hijos.

Afirma Faure que el delegado le pidió 2 mil pesos en moneda nacional para permitirle que se introdujera en un local, confesándole que el gobierno de la Habana Vieja no le iba a resolver la situación.

También la presidenta del consejo la presionó, dándole siete días para que se hiciera el traslado para la Habana, de lo contrario iba a ser deportada, advirtió.

Esta madre tuvo que pagar más de 300 CUC para hacer el cambio de dirección.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes