lunes, 16 de julio de 2012

Varias enfermedades en el país y el gobierno no se pronuncia


Dania Virgen García

Desde hace varios años  en Cuba se han intensificados las pandemias, como el dengue, el VIH-SIDA, las enfermedades de trasmisión sexual  (ETS),  el H1 A1. Ahora es el cólera. Y Raül Castro recorre  países de Asia y Rusia, sin importarle el incremento de las enfermedades, que se han propagado por todo el país y los hospitales con muchas deficiencias, que están abarrotados de enfermos.

El cuadro es muy serio.

No hay quien supervise e inspeccione la fumigación. La mayoría de los que trabajan en la campaña contra los mosquitos transmisores del dengue son reclusos que tienen que terminar de cumplir sus sanciones en la calle. Ha habido casos de estas personas que se han introducidos en las viviendas, y han sustraído hasta objetos colgados de las tendederas, por lo que los habitantes no permiten la entrada de estos individuos, que muchas veces tienen aliento etílico. Otros, por no trabajar, piden el papel y no fumigan.

¿Qué se  puede hacer con el dengue, que ahora es hemorrágico?

Los mosquitos te levantan en peso, ya ni dormir puedes, aunque tengas la vivienda en excelentes condiciones higiénicas para evitar los criaderos de mosquitos. No importa, en las vivienda contiguas crían puercos, los que crían palomas no les cambian el agua desde hace días, y los salideros que no faltan en cada esquina. Tenemos, por obligación, que ser contagiados con el dengue por los mosquitos que lo trasmiten.

El VIH-SIDA y las ETS, ya es una moda. Conozco jóvenes  de 14 años en adelante, de ambos sexos, que son  homosexuales promiscuos pero se niegan a usar condón. Y muchachas que expresan que tienen que acostarse con  hombres aunque no les gusten, para ganarse unos pesos. La mayoría de sus clientes son personas mayores de edad, sin escrúpulos. Los jóvenes se prostituyen para poderse comprar algunas ropas, y zapatos, e ir a las discotecas, o a los bailables de las orquestas nacionales de música popular que cobran de 25, a 50 a CUC. Están las que pertenecen a los llamados clubs de fans: adolecentes y jóvenes que tienen que acostarse con los cantantes para poder entrar gratis a sus conciertos.

Ya es normal en el país ver a una persona con la nariz y boca tapada por el temor a contagiarse con el virus H1 A1.  En las guaguas, y en otros sitios concurridos, no se toman medidas de ningún tipo. Personas contagiadas andan por las calles, sin importarles propagar el virus. ¿Qué le vamos hacer si muchos no tienen quien les resuelva sus problemas?
Ahora el cólera ha comenzado en las provincias orientales, y en la Habana. Pero al pueblo no se le mantiene informado.

¿Por qué que se ha generando esta situación? Por la falta de higiene en el país.

Los tanques de basura se llenan, se desbordan y se amontona la basura en la calle. Los carros de recogida de basura de Servicios Comunales demoran días en  pasar. Claro, porque no tienen combustible: el petróleo y la gasolina se lo  venden a los choferes de los taxis almendrones.

Los escombros, que se acumulan por años,  conjuntamente con la basuras, hacen que el agua de lluvia y de los  salideros –muchas veces de aguas albañales- se estanque en las calles.

Todo esto ha provocado la propagación de enfermedades en el país. Conocimiento de esto tienen las autoridades del gobierno, que pasan indiferentes por las avenidas, y calles. A los presidentes del PCC, y el Poder Popular, los jefes de Aguas de La Habana,  no les importa nada, solo cómo hacer sus negocios sucios para mejorar sus sistemas de vida.

Hasta el domingo 8 de julio, según la TV de la provincia Granma, se reportaron 3,900 casos de personas ingresadas.

La información turbia, la cifra exacta de los fallecidos no se le ha dado a conocer a la población. Informaciones de varias fuentes, y de una enfermera de la localidad, aseguran que la cantidad de  fallecidos están entre  30, y 40. Sin embargo, cuando fallecen, en las actas de defunciones les anotan  otro tipo de enfermedades. O “virosis desconocida”.

Esto ha generado que la población se sienta contrariada y temerosa por la propagación de enfermedades que ha aumentado en el país, y que el gobierno no haya tomado conciencia sobre la situación ni se haya pronunciado.  Lo único que saben decir es lo mismo que dice el octogenario Fidel Castro: que las enfermedades las introdujo Estados Unidos, toda la culpa cae encima de ellos,  afirmarán sin reparos que el bloqueo estadounidense es quien ha creado toda esta situación.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes