lunes, 23 de julio de 2012

Pésimas condiciones en Kilo 7 y Kilo 9


Dania Virgen García

Las prisiones  Kilo 7 y Kilo 9,  en Camagüey, continúan en condiciones pésimas. Los reos son maltratados y torturados por los funcionarios de orden interior.

Refiere el recluso Ángel García Rivero, de Kilo 9 que el pasado dos de julio, 13 reclusos de más de 60 años edad, fueron trasladados de la prisión de Kilo 7 para la  de Kilo 9. Se había dicho que estos hombres iban a ser excarcelados, pero solo dos fueron beneficiados. De los onces que quedaron, dos padecen cáncer de próstata y están  propuestos para  licencias extra-penales. Cinco padecen diferentes enfermedades crónicas.

El gobierno cubano expresó en varias ocasiones que liberaría a los  enfermos crónicos, y adultos de la tercera edad, lo cual nunca se cumplió.

Al hacer contacto con Alejandro Cabello Hernández, de 68 años edad, el anciano, que padece una paralipsis facial del lado izquierdo, le refirió a la fuente  que hijos de  dirigentes y de personas vinculadas al gobierno, muchos de ellos con sanciones altas, llevando poco tiempo en prisión, fueron excarcelados.

García Rivero, afirma que en Kilo 9, con una población penal total de 420 reclusos, la mayoría son jóvenes, pero existen dos galeras de 30 presos cada una, de mayores de 60 años de edad.

Desde la prisión de régimen severo Kilo 7,  el reo Jorge Alberto Liriano Linares refiere que los reos en huelga de hambre que protestan por las injusticias a que son sometidos en los tribunales, donde los fiscales y jueces violan las leyes de  procedimiento penal, son sometidos a  torturas físicas y sicológicas.

Más de ocho reclusos se hallan en huelga de hambre  en esa prisión.

El índice de desnutrición sigue siendo alarmante  en estas prisiones.  Un alto por ciento de reclusos se encuentran por debajo de su peso corporal, y otros presentan desnutrición extrema.

La máxima dirección política se hace de la vista gorda sin preocuparse de donde van a parar los recursos asignados por el estado para las prisiones, la mala calidad y elaboración de los alimentos, la comida en estado de descomposición, la falta de higiene,  el descontrol sistemático y los desvíos de recursos.

También es reprobable asistencia médica. Son frecuentes las enfermedades en la piel, por el calor, y las epidemias diarreicas, que son agravadas por la falta de agua y  de higiene.

Se han producido pérdidas de vidas humanas por diferentes causas, entre ellas  las torturas.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes