martes, 17 de julio de 2012

El caso de John Alexander Serrano Rincón continúa difuso


Dania Virgen García

Desde que el teniente coronel Emilio Heredia Díaz, de la Seguridad del Estado, lograra que el ciudadano colombiano John Alexander Serrano Rincón desistiera la huelga de hambre, el caso continúa  confuso, sin determinarse su inocencia.

Alexander Serrano Rincón, de 31 años de edad, acusado de tráfico de estupefacientes, desistió de  la huelga de hambre cuando tenía más de 115 días, después que Seguridad del Estado le hizo varias propuestas y promesas. 

Su esposa y el resto de su familia se hallan desesperados y continúan luchando por su liberación.

Serrano Rincón llamó a su huelga de hambre, Libertad o Muerte, porque según aseguró, regresaría a su país vivo o muerto. Inició la huelga de hambre el 1ro de marzo, cuando envió una carta al Ministerio de Justicia de Cuba, quien  todavía no le ha dado respuesta alguna.

En la carta expresaba que tomaba esa dura decisión por el abuso que habían cometido con su persona, encarcelándolo injustamente, y obligándolo a firmar una declaración bajo amenaza, para culparlo, usando  tácticas sucias de interrogatorio.

El instructor capitán Joel Pina, en el Departamento Técnico de Investigaciones  (DTI), en 100 y Aldabó, lo amenazó, calumnio, chantajeó, y  torturó sicológicamente, por 15 días. Le dijo que metería a su esposa en prisión, si no  declaraba y firmaba que era culpable.

 A Serrano le no le han confirmado que los responsables de la infracción de los artículos 58 y 59 de la Constitución de la República de Cuba, serán sancionados.

Serrano aseguró que iba a luchar por su inocencia aunque le costara la vida. Advirtió que la protesta pacífica era por su libertad, y que tendría seguimiento, y trasmisión por todos los medios masivos de comunicación, prensa, radio, TV, Internet, en Colombia y en el extranjero. Que no pensaba darle ni un solo año de su vida a Cuba, en una de sus prisiones,  porque es inocente. Terminaba su carta con una cita  de  Fidel Castro Ruz: “Es preferible tener un culpable en la calle, que no un inocente en la cárcel”.   

La esposa de Serrano, Alejandra Prieto, ha  remitido a la abogada cubana  Nuris Piñero, varios documentos que prueban la inocencia de su esposo, como sus antecedentes penales,  documentos de la policía colombiana y de la Interpol que atestiguan no es buscado por tráfico de droga, como afirman las autoridades cubanas, así como también un certificado firmado y acuñado  por el párroco de su iglesia.

La fecha de inicio del juicio oral todavía no se ha definido. A Serrano no se le ha permitido hacer ninguna llamada telefónica después que desistiera de la huelga. Todavía se mantiene en el Hospital “Enrique Cabrera”.

dania@cubadentro.com





 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes