miércoles, 4 de julio de 2012

Bebe de tres meses de nacido en peligro


Dania Virgen García

Keyla nació el 20 de marzo de 2012, en el Hospital de Maternidad Obrera, en el municipio de Marianao, donde fue dada de alta el día 24 del mismo mes, aparentemente en buen estado de salud.

La madre de Keyla se nombra Mileydi y tiene 27 años de edad. Su papá es Armando Jaime Chávez de 59 años. Ambos residen en la calle 128 número 816, entre 87 y 89, reparto El Palmar, en Marianao.

Al mes de nacida, la bebé Keyla comenzó a padecer de insuficiencia respiratoria. Sus  padres la llevaron al Hospital Pediátrico de Marianao “Juan Manuel Márquez”, siendo luego remitida hacia el cardio-centro del hospital “William Soler”, donde en un ecocardiograma le  detectaron una  estenosis de las ramas pulmonares.


A raíz de esta enfermedad la niña tuvo tres ingresos. El último fue de diez días. Estando ingresada en el hospital William Soler, los médicos les comunican a los padres que la niña tenía que ser transfundida para realizarle de inmediato una operación de corazón abierto. La pediatra, quien no trabaja en el hospital, pero tiene un cargo provincial  y es amiga de la familia y se encontraba presente,  ordenó suspender la operación e indicó que le realizaran al instante otro eco-cardiograma.

Al tener los resultados la pediatra, les anunció a los padres de Keyla  que la patología que presentaba su hija era producto de un medicamento que le fue suministrado a la madre cuando se encontraba en el sexto mes gestación y fue ingresada  por un ataque de asma en el Hospital  Maternidad Obrera.

El diagnóstico de la enfermedad de la niña es que tiene tupida una de las venas que van desde el corazón hacia los pulmones, y que allí se ramifican y que son las encargadas de transportar el oxígeno.

Los padres  se encuentran muy angustiados por la situación de la niña, que ahora tiene tres meses de nacida, en estado crítico de salud, producto de otra negligencia  de la potencia médica cubana.

Además de Keyla ser una niña enferma, no puede lactar porque su madre se quedó sin leche en  los senos.

Cuando la niña fue conducida la primera vez al pediátrico de Marianao, su madre  se encontraba ingresada en un hospital producto de un folículo que le germinó en los senos. Después de la intervención quirúrgica, se quedó sin leche. Los médicos le prescribieron un certificado médico para que pudiera adquirir la leche maternizada por tarjetón en la farmacia por la cantidad de diez bolsas de un kilo cada una, por tres meses.

La niña Keyla pudo alimentarse el primer mes con las 10 bolsas. En el segundo mes recibió cinco bolsas que le fueron suministradas en la  farmacia sita en avenida 51 entre 124 y 126. Pero aseguran los padres de la niña que cuando fueron en busca de la leche, una dependiente le dijo que la leche maternizada le había sido suspendida, y que el gobierno cubano no tiene presupuestos para mantener a los niños en estados críticos de esa índole. Además en forma de burla le manifestó que no protestara ni se preocupara y que fuera a la tienda en CUC a comprar las latas de leche con vitaminas que son de donación, que se venden entre siete y más CUC,  que allí no faltaban.

Keyla  se encuentra en estado crítico salud por negligencia médica y sin tener leche para alimentarse ya que sus padres no tienen divisa para comprarlas en las tiendas recaudadoras de divisa.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes