miércoles, 20 de junio de 2012

Reclusos en situaciones críticas


Dania Virgen García

Los reos Julio Ortiz Argudín, de la prisión provincial de Ariza, en la provincia de Cienfuegos, y  Carlos Alberto Pérez Ávila, de la prisión de Quivicán, en la provincia  Mayabeque, denuncian las situaciones críticas de varios reos en dichas cárceles.

Refiere el recluso Julio Ortiz, que el recluso excluible Juan Ramón Trujillo Sosa, de 59 años de edad, del destacamento nueve, cubículo 2, quien es hipertenso, diabético  y padece de artrosis,  luego de pasar cuatro días  defecando sangre oscura, con vómitos, fiebre, y muy pálido,  la doctora de la prisión le recetó en varias ocasiones duralgina. En la tarde del pasado día 12, el recluso fue trasladado para el hospital de Cienfuegos, en un estado crítico. Se halla en la sala de penados, en la cama número cama 25. Tuvo que ser transfundido por encontrarse con sangramiento digestivo.

Asegura la fuente que esto es debido a la mala alimentación que hay en la prisión.  Este reo, y otros reciben dieta, pero no le es asignada, porque según la fuente,  los  oficiales se la roban.

Otro reo en situación crítica en la misma prisión es el recluso Luis Cueto Echevarría, de 47 años de edad. Se encontraba en una celda de castigo tapiada, de tres metro de largo, y uno y cuarto de ancho, en condiciones infrahumanas. Desde el día 23 de mayo se halla en huelga de hambre. El pasado martes 12 de junio fue trasladado para el hospital provincial de Cienfuegos, en grave estado.

Por su parte, Carlos Alberto Pérez Ávila detalla las condiciones del reo excluible Quintero Alfonzo, de tez negra, de 52 años de edad, con 33 años de reclusión. Refiere que estuvo extinguiendo sanción en la prisión conocida como “la especial de la 26”, en la provincia de Camagüey, donde realizó una huelga de hambre de más de un mes para exigir su libertad.  El oficial jefe de la fiscalía, y oficiales de la Seguridad del Estado le prometieron darle la libertad si levantaba la huelga de hambre. El reo Quintana fue trasladado para la prisión de Quivicán, pero luego de un mes, al darse cuenta de que le habían mentido comenzó otra huelga de hambre  reclamando su libertad. Desde hace más de 17 días se encuentra  en una celda de castigo,  durmiendo en el piso.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes