lunes, 28 de mayo de 2012

A propósito de la cremación


Aimée Cabrera

En los últimos tiempos se ha puesto de moda en Cuba la cremación de los cadáveres, en ocasiones por voluntad del occiso, la cual cuenta con la aprobación familiar.

Esta acción era considerada anticristiana, aunque el aumento de la población a nivel mundial y el espacio cada vez menor para los enterramientos en los cementerios ha conllevado a una flexibilidad eclesial al respecto.

Según una noticia aparecida en la sección PANORAMA ECLESIAL del  suplemento dominical católico VIDA CRISTIANA, la Librería Editora Vaticana reeditó por segunda vez el Rito de las exequias en la que se explica cómo los católicos deben realizar esta práctica.

Este libro subraya que no se deben esparcir las cenizas del difunto, luego de ser cremado, ya que este procedimiento es contrario  a la fe cristiana, por lo que las cenizas deben ser enterradas.

Monseñor Ángelo Lameri, de la Oficina Litúrgica Nacional de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) explicó  sobre el tema que, “aunque no se opone a la cremación de los cuerpos cuando no se hace in odium fidei  (por odio a la fe), sigue considerando que la sepultura del cuerpo de los difuntos  es la forma más adecuada para expresar la fe en la resurrección de la carne, así como para favorecer el recuerdo y la oración de sufragio por parte de familiares y amigos”.

Fuente:
  • Sobre la Cremación (ACI/EWTN-Noticias) Sección Panorama Eclesial, publicación católica dominical Vida  Cristiana, 20 de mayo de 2012 No 2478.

aimeecabcu2003ster@gmail.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes