miércoles, 23 de mayo de 2012

Noticias de Granja Cinco


Dania Virgen García

Desde Granja Cinco, una prisión de régimen especial de la provincia de Camagüey, informó  Gleidis Caridad Montoya Tamayo, que ella y otra reclusa fueron amenazadas de muerte por la interna Lucinda Orfi Conde, quien tiene varios hechos de sangre.

El viernes 18 de mayo, a las 2 y 50 de la tarde, ambas  reclusas  fueron alertadas por una funcionaria de orden interior llamada Bertha de que la reclusa  Lucinda Orfi iba a agredirlas con la aprobación de las guardias y  de la jefa de la Granja, a quien llaman “la Perla Mayor”.

Refiere Montoya Tamayo que la reclusa Orfi se pasea por toda la prisión con el consentimiento de la jefa de la prisión.

A esta reclusa le fue concedida una licencia extrapenal, pero al mes de encontrarse en la calle fue revocada. Más tarde le concedieron la libertad condicional, pero acudió al tribunal  provincial y  manifestó a los jueces que si no era devuelta a  la prisión les caería a pedradas.

Según la fuente, las guardias le temen por lo que la reclusa hace  lo que se le antoje. 

Gleidis Caridad Montoya y  Yosleidi Cartel manifiestan que temen por lo que les pueda pasar. Todavía Montoya tiene un ojo afectado producto de una golpiza.

Yosleidi Cartel, como castigo, fue enviada por un mes a un cubículo aislado y sacada del trabajo. Lo que le pagaban era el único dinero  que poseía para mantener a sus dos niños.

Las reclusas de esta prisión, unas 105,  viven en condiciones deplorables. Los cubículos no tienen iluminación. Durante más de dos meses las reclusas tuvieron que orinar y defecar en potes plásticos de helados, porque la mayoría de los  excusados se encuentran tupidos. En la prisión hay   filtraciones, algunas de aguas albañales,  que ocasionan mucha fetidez. Los tanques de agua potable son criaderos de mosquitos y de otras sabandijas. Reciben agua dos veces al día. Sólo les permiten hacer llamadas telefónicas una vez a la semana, pero los teléfonos no funcionan.

El MININT ha manifestado en varias ocasiones que no tienen presupuesto para reparar la prisión.

La alimentación es pésima: solo dan coditos y harina. Afirman que no hay presupuesto para comprar arroz ni otros alimentos. Para las diabéticas y otras enfermas la alimentación es la misma.

La asistencia médica  es defectuosa. Hay una sola doctora que rota por varias prisiones.  La otra doctora, según informaciones, se encuentra ingresada en un hospital siquiátrico.

En Granja Cinco hay dos mujeres embarazadas, y una recién parida, cuyo niño nació diabético. 

En la prisión extingue sanción una interna con problemas siquiátricos llamada María Peña Maldonado, quien recientemente permaneció aislada en un cubículo tres días, con ataques, esposada y desnuda.

Refiere la fuente que a Granja Cinco son traídas  reclusas de todas las prisiones del país que tienen problemas de disciplina, para someterlas a castigos de régimen especial. Pero  las celdas de castigo no se están usando por estar en muy malas condiciones.

dania@cubadentro.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes