miércoles, 4 de abril de 2012

Disminuye la cifra de obreros de la construcción

Aimée Cabrera

La cifra de trabajadores del sector de la construcción ha disminuido de manera considerable. En el 2011 este sector perdió unos 4 mil obreros y tuvo un 47 % de movilidad de la fuerza laboral.

En la actualidad la situación constructiva es alarmante. Por sólo citar a la capital donde un por ciento considerable de inmuebles habitacionales o no están en muy mal estado, algunos a punto de ser considerados inhabitables, casi todos necesitados de grandes reparaciones.

El balance nacional del Sindicato Nacional de la Construcción debatió esta y otras cuestiones y se arribaron a distintas conclusiones. Raúl Fernández, secretario general del Sindicato de la  Construcción en la provincia de Sancti Spíritus opinó que inciden de forma negativa “las insatisfacciones de los trabajadores ante la desorganización en las obras, el insuficiente rigor en la contratación de los suministros y la poca preparación de algunos jefes”.

Más adelante el líder espirituano puntualizó que el aprovechamiento de la jornada laboral en varias provincias es de “apenas un 50 %”, por el déficit de fuerza laboral, cuestión que sólo pudiera mejorar si se elevara el rendimiento.

No obstante existen centros donde el control y la eficiencia permiten obtener logros positivos, para que los proyectos constructivos lleguen a feliz término y no se afecten los obreros en la retribución salarial.

Otras quejas de los trabajadores de la construcción están dadas por la reducción de la alimentación, y la no entrega de ropas y calzados necesarios para ejercer sus labores.

“Trabajo con más tranquilidad, me llueven los trabajos, no tengo presión de los jefes ni tengo que ver con los que se roban los materiales. La gente viene a verme a mi casa y me contrata, en un trabajo gano más que lo que ganaba antes en meses”-reconoce un albañil  cuentapropista.

El ministro de la construcción René Mesa dijo que era importante el papel del inversionista para evitar el desorden en las obras, así como evitar los retrasos de los materiales, los cuales demoran en llegar a las obras.

Un análisis  que no pudo faltar fue el de la corrupción y el delito, aspectos que parecen no tener solución inmediata en el sector pues “al pie de obra se compra más barato, todo lo que tú quieras”-expresa una residente de un área en pleno remozamiento ubicada en el municipio Plaza.

Más de  190 centros de trabajo de este sector han cometido indisciplinas relacionadas con el desvío de recursos y de nada vale que tengan instalados sistemas de protección. El trabajo del sindicato en ese sentido no ha surtido efecto. La honestidad de los miembros de los distintos colectivos o brigadas de trabajo no es pareja.

Salvador Valdés, secretario general de la Central de Trabajadores  de Cuba (CTC), asistente a la cita de los constructores habló de la falta de organización en cuanto al contenido de trabajo, aspecto más grave que la escasez de obreros. El también miembro del Buró Político comentó sobre un grupo de trabajadores de la construcción que se quejaron por no tener qué hacer, sin embargo no se cumplía el plan de viviendas provincial.

Los   incumplimientos y desestimulo de los  trabajadores del sector constructivo, ponen en alerta a sus dirigentes sindicales y administrativos los que deben dar mayor atención a los obreros para erradicar quejas e indisciplinas laborales. 

aimeecabcu2003ster@gmail.com

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes