miércoles, 7 de marzo de 2012

Testimonio de familiares y amigos de John Alexander Serrano

Familiares, amigos y conocidos del señor John Alexander Serrano Rincón, ciudadano colombiano, residente en Bogotá y detenido actualmente en Cuba, queremos dar nuestro testimonio sobre quién es esta persona.

 

El señor John, procede de una familia bogotana, dedicada al negocio de la farmacia hace más de 40 años.

 

Es el hijo menor de cuatro hermanos, de una familia muy unida, formada bajo los principios del trabajo honrado, la preparación a través del estudio, de la religión católica, el respeto al prójimo y la caridad.

 

Desde niño se ha caracterizado por su bondad y ayuda a quienes más lo necesita.

 

El se dedicaba a la venta de farmacia en el sur de Bogotá, con sus conocimientos de salud, adquiridos a través de sus padres, la venta de farmacia y su posterior estudio de visitador médico, en donde sobresalió por su excelente labor en ventas, utilizaba estas herramientas para ganar el sustento económico de su familia y ayudar a quienes acudían a él en caso de alguna dolencia médica, que no podía ser cubierta ante la precariedad económica.

 

La familia ha sido el pilar de la vida del señor Serrano. Como hijo y hermano ha sido el mejor, como esposo y padre ha sido muy responsable y amoroso. La familia conformada hace más de 10 años con la señora Alejandra Prieto, ha sobresalido por el amor ante las adversidades de la vida, la buena crianza de sus pequeños hijos Juli y Migue, quienes son la motivación para seguir cada día luchando. Ellos lo ven como el súper héroe, el modelo a seguir, precisamente por el buen ejemplo de vida que ha dado. John, ha sido el compañero de juegos, en todas las actividades de la casa y del colegio, estuvo siempre a atento, en el colegio asistía a todas las reuniones de padres, estaba a su lado en las noches cuando enfermaban, sin descuidarlos un instante. Juli y Migue, sus “mupecos”, como cariñosamente les decía, lo extrañan, lo preguntan con la inocencia que caracteriza a los niños, esperando de regreso pronto a su compañero de juegos.

 

En el barrio muchas familias le tenemos un alto aprecio y agradecimiento por el trabajo brindado en caso de enfermedad tanto a niños como adultos. Más que una labor económica, el señor Serrano, ha sido un líder de la comunidad, al prestar consejo y apoyo a quienes acudimos con urgencia a su establecimiento en muchas ocasiones con vergüenza al no poseer dinero, pero él con el desprendimiento a lo material dice con su frase con la que se caracteriza: “No se preocupe, Dios proveerá, después me paga”. Como amigo, el señor John Serrano, es una persona amplia que abre las puertas de su casa y comparte un plato de comida, un buen consejo, como él dice “donde come uno como dos y hasta más”.

 

Damos testimonio de la honradez de su trabajo, buen trato y nobleza. Todos en este barrio lo conocemos, tanto los comerciantes, dueños de establecimientos cercanos a su farmacia como las personas que viven cerca.

 

Atentamente,

 

Conocidos, Amigos y familiares

Bogotá D.C.

18 de febrero de 2012



 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes