miércoles, 7 de marzo de 2012

Anuncio de la situación del colombiano John Alexander Serrano Rincón presentado ante la Cancillería

Luz Alejandra Prieto Méndez

(esposa de John Alexander Serrano)

 

Bogotá D.C., 5 de marzo de 2012

 

Señores:

Ministerio de Relaciones Exteriores

Cancillería

Atención connacionales

 

Asunto: anuncio de la situación del ciudadano colombiano John Alexander Serrano Rincón con C.C 80.057.820 de Bogotá D.C.

 

Cordial saludo. El día 10 de enero de 2012 acudí a su despacho para solicitar la ubicación del paradero de mi esposo John Alexander Serrano Rincón, quien viajó a Cuba. Ese mismo día usted me envió un correo electrónico a las 3:23 p.m., señalando lo siguiente: “Por medio de la presente, me permito informarle que, según lo indicado por el Consulado de Colombia en La Habana – Cuba, el señor Serrano Rincón fue detenido el 4 de enero de 2012 y trasladado a la Dirección General de Investigaciones Criminales, para seguir su proceso investigativo por tráfico de drogas. Dicha información fue conseguida a través del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.”

 

Si bien a ustedes le comunicaron que fue detenido desde el 04 de enero de 2012, realmente su detención fue el día 02 de enero de 2012. Sólo hasta quince días transcurridos desde su detención, él logró comunicarse conmigo, allí me dijo que se encontraba en la prisión de máxima seguridad Combinado del Este, en donde acababa de ser trasladado del centro de investigación y tortura “Cien y Aldabó”. Allí, el Teniente Yoel Pina, otros militares y dos supuestas psicólogas desde un comienzo, al saber que era de nacionalidad colombiana lo insultaron con las peores groserías y le gritaban: “Tenía que ser de Colombia, porque allí todos son unos delincuentes narcotraficantes. Una basura son los colombianos”. Lo vulneraron, torturaron psicológicamente, amenazaron y obligaron a firmar un falso testimonio donde se declaraba culpable de tráfico internacional de drogas, sin tener ningún tipo de pruebas, solo el falso testimonio de su amigo guatemalteco, Adrián González, quien lo invitó a Cuba de vacaciones y llevaba drogas. Este señor culpó a mi esposo y a mí también como jefes de una banda que lo obligaron a llevar la droga, aprovechándose de la nacionalidad colombiana y los cubanos le ofrecieron beneficios de devolverlo a su país si el daba el nombre de alguien. Con el guatemalteco se solidarizaron mucho, lo trataron muy bien le dejaron que escribiera su propio testimonio, mientras que a John le repetía “a usted colombiano narcotraficante lo vamos a hundir”. Por esta razón, mi esposo entró en huelga de hambre, él realizó una declaración a mano de seis hojas, en la cual expresó su versión de los hechos, sin embargo, ésta fue mal resumida a máquina por ellos. John no la quería firmar, pero al final con su puño y letra señaló “esta es una síntesis mal hecha”. Ante tanta resistencia dijeron “mire hagamos una cosa quédese callado y que esto no salga de aquí, lo vamos a mandar a otro lugar para que usted se pueda comunicar con su familia”, fue así como llegó a la prisión del Combinado del Este.

 

El militar Yoel Pina, lo presionó y amenazó sino firmaba, señalando que me haría ir a Cuba y me pondría presa, dejando huérfanos a nuestros hijos, y le repetía en su cara que pediría 30 años para mi esposo sino firmaba. Ustedes pueden verificar a través de las instituciones encargadas, mis antecedentes judiciales, penales, mi ocupación y constatarán que yo no he tenido, ni tengo ningún vínculo con negocios de drogas, ni mucho menos mi esposo. Nosotros nos dedicamos a la venta de la farmacia, en el barrio Galicia al sur Bogotá, todos allí nos conocen.

 

Frente a lo anterior:

 

Nos sentimos realmente desamparados como ciudadanos colombianos por el Ministerio de Relaciones Exteriores, específicamente en su servicio exterior, que tienen el propósito de “representar los intereses del Estado y proteger y asistir a sus nacionales en el exterior”, máxime en un país como Cuba, en donde no es un secreto para nadie, que no se respetan los derechos humanos. No entendemos como ustedes como Cancillería y atendiendo a no se nos notificó desde un comienzo sobre esta situación.

 

Ustedes deben tener conocimiento a través de la cónsul de Colombia en Cuba, Clara Inés Ruge de la situación de mi esposo. El día 03 de febrero de 2012, mi esposo le escribió a ella pidiéndole:

  1. Que hiciera saber cuáles eran los cargos de que se le acusa.
  2. El número del proceso de su instrucción.
  3. Cuál es la autoridad que ha ordenado la detención.
  4. Que facilite copia física de las actuaciones que se han seguido en el proceso investigativo.

 

En un segunda parte de su carta, le manifestó que se sentía “huérfano de defensa”, que no tenía los medios económicos para contratar un abogado y solicitaba que la cónsul le nombra a un abogado de oficio.

 

Finalmente, que nos mantuviera a la familia al tanto de toda la situación. Sin embargo, ninguna de estas solicitudes ha sido atendida, no hemos sido informados de absolutamente NADA. La única información que logramos obtener fue porque su hermano Luis Eduardo Serrano Rincón, quien es abogado y docente universitario, viajó a Cuba el 30 de enero de 2012.

 

Frente a esta situación de John Alexander Serrano Rincón, por un lado: 1. De detención injusta, privación de la libertad sin ninguna prueba, vulneración de sus derechos, malos tratos por parte del gobierno de Cuba. Y 2. De desamparo del Estado colombiano, a través de la Cancillería y el Consulado colombiano en Cuba, falta de representación y comunicación sobre su deplorable situación como ser humano y jurídica, comunicó a la cónsul la decisión desesperada de entrar en una “huelga de hambre incesante, a partir del 01 de marzo de 2012, con la consigna de LIBERTAD O MUERTE.

 

Desde el 01 de marzo inició su huelga de hambre, él se encuentra en una celda de castigo, incomunicado de su familia, aislado en la oscuridad, sin agua, sin ningún tipo de higiene. Esto lo hemos sabido por la periodista independiente Dania Virgen Garcia, quien ha logrado obtener información. Como ustedes bien sabrán estas condiciones infrahumanas, degradantes violan cualquier derecho internacional.

 

Esta injusticia se ha empezado a conocer en los medios electrónicos, a nivel mundial, porque es la vida de un compatriota inocente que se encuentra abandonado por el estado colombiano.

 

Anexamos documentación para que ustedes constante

 

  1. Correo en el que se informa de la detención del señor John Alexander Serrano Rincón. (10 de enero de 2012)
  2. Carta de John Alexander Serrano Rincón, solicitando ayuda sobre su detención, entregada a la cónsul Clara Inés Ruge, con firma de recibido. (05 de febrero de 2012)
  3. Transcripción de la carta de John Alexander Serrano Rincón, dirigida a la Ministra de Justicia de Cuba, en la que informa sobre su decisión de huelga de hambre, LIBERTAD O MUERTE y los derechos que fueron vulnerados en la Constitución de Cuba. (29 de febrero de 2012)
  4. Transcripción de los sucesos narrados por mi esposo, a través de la comunicación que sostuvo conmigo antes de su aislamiento.

 

Solicitamos de forma URGENTE, la ayuda del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, a través de la Cancillería y de su dependencia de Servicio al exterior, conforme a nuestra legislación colombiana. Estamos hablando de un caso de VIDA O MUERTE. Cada día que pasa en huelga de hambre, John Alexander Serrano Rincón, mi esposo, el padre de mis dos pequeños hijos Julián de 10 años y Miguel de 8 años, es un día menos de vida para él y triunfo de la injusticia de ese país con un hombre inocente e inculpado por alguien culpable.

 

En espera de su valiosa colaboración,

Luz Alejandra Prieto Méndez

C.C 52.477.965 de Bogotá D.C



 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes