jueves, 19 de enero de 2012

Techo de vidrio

Miriam Herrera Calvo

 

Por estos tiempos en el Archipiélago cubano la parte más afectada de la población lo es la mujer, ya que la discriminación abarca términos económicos, sociales, políticos y esto se ha extendido a los medios de comunicación masiva y sus diferentes expresiones, que cada vez con más fuerza se identifican profundamente sexistas.

 

El  descalabro social acomete rigurosamente a una  parte substancial de la población femenina, pues el cumplimiento de sus históricas funciones como integrante principal de la familia, cada día se hace más difíciles cumplir y se han convertido esas actividades en  verdaderas pesadillas sin que se avizore su terminación, dejando huellas de frustración en las que intentan llevar a cabo su cumplimiento. 

 

La agresión hacia la imagen de las mujeres está implícita en muchas manifestaciones sociales y culturales, esto se advierte en muchos textos de canciones y videos clip, donde la efigie  femenina se ofrece, como algo que no se debe respetar y en los mejores de los casos se presenta como una esencia de placer que deben ser agredidas verbalmente con calificativos, vulgares, insultantes  sin que se enfatice las valías de las mismas, en la sociedad de la Isla el sitio de las mujeres es desplazado a esferas secundarias .

 

Las oportunidades de las féminas tienen techo de vidrio en peligro siempre de ser derribado por el afincado machismo, y las posiciones de obediencia que las mismas adoptan, aceptando de esa manera los espacios secundarios que fueron diseñados para ellas sin detenerse en consultarlas y conocer sus necesidades de reconocimiento, el cual debe empezar desde el ámbito familiar donde la representación masculina casi siempre es más reverenciada.

 

Los discursos donde los responsables gubernamentales alegan que las mujeres están en lugares cimeros no dejan de ser una utopía y cuando por conveniencias del régimen las escogidas ocupan lugares importantes, son monitoreadas por la estampa masculina convirtiéndolas en figuras manejables, con poco espacio de asumir su papel en la sociedad.

 

Es tiempo de que las mujeres en el Gran Archipiélago Cubano se decidan a ser personajes activos y emprendedores sin querer desplazar el lugar de los hombres, conquistar su real espacio con inteligencia y arrojo dejando bien claro los intereses    comunes al género, y desplazando todo vestigio de servilismo, que por historia ha marcado la función de ellas en la familia y sociedad imposibilitándolas de llevar a cabo un auténtico empoderamiento.

 

Es necesario que las féminas se identifiquen integralmente y cada día emprendan una acción cuyo resultado sea el reconocimiento de su valor y valentía para asumir las funciones que la vida en un país con un gobierno totalitario les impone a sus habitantes, no existen formulas mágicas donde se les dé el lugar que  se merecen, ese espacio hay que batallarlo sin temores.

 

Este siglo reclama del mal llamado sexo débil la unión de todas sin que en esto intervengan razas, condiciones sociales, ideologías políticas y religiosas solo en la necesidad del respeto que merecen ya que son las únicas que engendran vidas y se debe censurar cualquier acción que violente su existencia y sean objeto de amor y respeto, pero sin que se olvide que una sociedad donde las mujeres no se oigan fuertes sus voces no puede ser un país con sólidas bases para su desarrollo plenario.

 

miriam2008x@yahoo.com


 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes