domingo, 15 de enero de 2012

La imagen de la justicia

Miriam Herrera Calvo

 

La imagen de la justicia la vemos como algo que en ocasiones es incierto e inesperado, por las contadas veces que se trasforma y condena injustamente a personas inocentes que la vida y los hombres le juegan una mala pasada y los colocan en encrucijadas de las cuales a veces no pueden salir, lo anterior es una imagen discreta y con cosméticos  de lo que esta sucediendo en las cárceles de Cuba.

 

Un importante número de hombres y mujeres encarcelados pusieron sus esperanzas en las palabras pronunciadas por el presidente cubano, las que anunciaban un indulto para aquellos que reunieran los parámetros establecidos para ser beneficiados y   dejo claro los reos que no disfrutarían del mismo, pero lo que está aconteciendo en los penales de la  Isla no tiene que ver con lo anunciado al pueblo.

 

Es innegable que cuando una puerta está cerrada y se abre solo un poquito es un paso de avance y de triunfo porque no verse de este modo, pero lo que no tiene explicación es que muchos penados con delitos que el indulto no amparaba estén fuera del cautiverio y permanezcan otros con derechos de libertad esperando que la imagen de la justicia mire hacia ellos.

 

Existen individuos que deben permanecer alejados de la sociedad por el índole de los errores cometidos eso es real y se deberá cuidar para que los mismos no dañen  más a la sociedad y sus integrantes, pero existen otros que permanecen olvidados y abandonados a su suerte, sin haber asesinado ni cometer violaciones físicas ni hurtos solo delinquieron con sus ideales y pensamientos.

 

La política imperante en Cuba ha mutilado espiritualmente a muchos y físicamente a otros sin que esto resulte un freno para aquellos que día a día abrigan con más fuerzas la necesaria realidad de ver que la verdad y justicia sean elementos imprescindibles en la vida de todos los cubanos y cubanas, sin que en esto intervengan creencias religiosas u políticas solo la necesidad de una verdadera sociedad en la cual todos tengan la misma posibilidad de tener mejores condiciones de vida.

 

Las miles de voces que claman en las prisiones por justicia deben ser oídas y apoyadas por todo aquel que sienta la necesidad de ser justos con sus semejantes y no dejar de pensar que las cárceles en muchas ocasiones no cumplen su objetivo sino son utilizadas para reprimir no al hombre que delinquió sino las ideas y acciones que un gobierno totalitario quiere a toda costa cercenar.

 

Ya es evidente que las represiones no cambian los ideales de los hombres solo las fortalecen y las hacen más fructíferas, a pesar de que esto sucede en no pocas ocasiones en el anonimato, pero por esa causa no deja de ser algo que ayuda a la emancipación de los cubanos, no podemos abandonar a su suerte a incontables hermanos que sin dejar de luchar por sus ideales necesitan respirar los aires de libertad.

 

miriam2008x@yahoo.com


 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes