domingo, 15 de enero de 2012

Ciudadanía

Miriam Herrera Calvo

 

Haber nacido en el Gran Caimán del Caribe solía ser un privilegio y fortuna para todo aquel que naciera en sus tierras  cosa esta que se ha ido trasformando ya  que muchos desearían haber nacido en el  polo norte, los motivos son multifactoriales entre ellos están la   fragmentación de familias, las miserias sin justificación  los deseos y necesidades, inalcanzables un sin número de prohibiciones caprichosas que solo causan dolor y rechazos.   

 

Las aspiraciones de escapar de tanta miseria e involución lograron que un número incalculable de ciudadanos traten de emigrar a cualquier parte del mundo, el propósito fundamental  es salir de una Cuba en la cual querer tener mejoras de vida es un delito para la elite gubernamental, que viven sin limitaciones mientras que para el pueblo cada día se  empeoran las condiciones para sobrevivir.

 

Muchos jóvenes han preferido correr el riesgo de perder sus vidas en las aguas del Caribe antes de continuar en el duro bregar que viven de los cubanos, en ocasiones a esta peligrosa travesía se suman madres con pequeños niños tratando de mejor la existencia de su prole, las aguas que separan a Cuba de los Estados Unidos son testigos mudos de pérdidas de vidas preciosas.     

 

Actualmente cientos de cubanas y cubanos  se convierten en detectives en ciudadanía familiar, rogándole a cualquier deidad no importa si es al mismo Diablo tener un vinculo sanguíneo con un pariente que nació o tiene una nacionalidad no cubana por eso podemos ver en las embajadas de países caucásicos cubanos de diferentes razas, credos religiosos y situación financiera.

 

Los cubanos son felices con todos sus descendientes y ascendientes a su alrededor, tener su alimentación sin que esta se convierta cada día en la mayor de las penurias que un ser humano pueda resistir,  y esta se agudiza si en el núcleo familiar existen niños o ancianos, el no poder pensar ni hacer lo que se desee, es más que suficiente, para que esta población quiera esparcirse como el polen de las flores.

 

La lucha por obtener una ciudadanía foránea es para no pocos la única solución a sus problemas y el modo idóneo de ayudar económicamente a los suyos, logrado lo anterior se puede observar lagrimas en los ojos de los afortunados el motivo solo ellos lo pueden decir, pero existe uno que no se puede ocultar la falta de identidad por la tierra en que nacieron, no por desamor sino obligados por las diversas situaciones negativas impuestas por un régimen totalitario que no pensó ni piensa en un pueblo que confió en las quimeras de los inicios de esta larga pesadilla .

 

Después que se obtiene la ansiada nacionalidad extranjera, todo no termina pues queda el vacío de ver como muchos de sus coterráneos continúan en el mismo pesar y sin límites de tiempo para su terminación.  

 

miriam2008x@yahoo.com


 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes