domingo, 18 de diciembre de 2011

Si no hay una circular, los cuentapropistas seguirán vendiendo

Dania Virgen García

 

Hace varias semanas atrás en un recorrido que hizo esta reportera por varios puntos de venta de cuentapropistas de la capital, muchos vendedores comentaban que entregarían sus licencias debido a las excesivas presiones y exigencias de los inspectores.

 

Estos vendedores refirieron que en los lugares de ventas se habían personado varios inspectores para comunicarles que a partir del 30 de noviembre pasado no podrían vender  ropa extranjera, útiles del hogar   comprados en las tiendas  y CD’s que no fueran originales. Si los vendedores no cumplían con lo establecido, les advirtieron que les serian retiradas sus licencias y les impondrían multas elevadas. En consecuencia, muchos cuentapropistas decidieron  que entregarían sus licencias y empezarían a vender los productos como lo hacían antes, en sus viviendas, por la izquierda.

 

Pasado el 30 de noviembre, todo siguió igual. Los vendedores comentan que hay un rumor de que los vendedores de ropa tienen un plazo hasta el 1ro de enero próximo. Pero como sólo es eso, un rumor, los vendedores aseguran que no paralizarán la venta de ropas hasta que no baje una circular que diga que no se puede vender ropa extranjera.

 

Los vendedores callejeros venden esta ropa y los demás productos casi a la mitad  de los precio de las tiendas estatales de moneda convertible. Un tubo de pasta dental  Colgate los cuentapropistas lo venden por  4 CUC; un jabón de baño, 1.50 CUC; un pulóver, entre 12 CUC y 15 CUC; un pantalón, entre 20 y 25 CUC; un blúmer o un calzoncillo, 4 CUC. Mientras, en las tiendas recaudadoras de divisa, un tubo de pasta  dental Colgate cuesta 7.60 CUC; un jabón de baño, de 2 a 3 CUC; un pulóver, entre de 25 y 45.00; un pantalón, de 38 hasta 60 CUC, y más: un blúmer, a 4.80 CUC, y un calzoncillo de mala calidad,  5.60 CUC.

 

El Estado después de haber recaudo miles de CUC por concepto de impuestos a las ventas de los cuenta propias, ahora quieren limitarlos porque  la comercialización de las tiendas del estado está por debajo de las de los cuentapropistas.

 

“La población  no tiene  sueldos  como para pagar los precios tan altos de las tiendas estatales, pero ahorrando  pueden  comprar la ropas a precios más bajos de los cuentapropistas. Gracias a ellos, podemos vestir a la moda, bañarnos y  tener los dientes sanos, ya que no  ir al dentista es una tragedia, nunca trabajan o tienes que pagar para que te arreglen la boca, al final sales con la boca desbaratada”, comentó una joven en Centro Habana.

 

De los vendedores de CD's no se ha dicho nada. Pero me aseguró uno que hasta que no le muestren una circular que los prohíba, seguirá vendiéndolos.

 

dania@cubadentro.com


 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes